1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Opinión: es hora del "Merkron"

El nuevo presidente de Francia encontrará una fuerte resistencia entre los políticos de su país. Pero, él tiene que tener la fuerza necesaria para estabilizar la UE. Esperemos que junto a Alemania, opina Bernd Riegert.

Un hombre con coraje: así es como se presenta el presidente electo en una ceremonia pública entonando el himno europeo. Algo a lo que otros jefes de Gobierno no se atrevieron. En Emmanuel Macron, el futuro presidente francés, hay mucha expectativa. No solo en Francia, muchas personas han puesto su esperanza en él, también en Europa se habla de este niño prodigio: el Obama francés, Trudeau y otras comparaciones más. El propio Macron ha reconocido en su discurso en Louvre que será difícil cumplir con todas estas grandes expectativas.

La locomotora franco-alemana

Para la Unión Europea en crisis, sin embargo, es una buena noticia que Francia haya elegido a un presidente con similar cantidad de energía y carisma como el ex presidente de Estados Unidos o el actual Premier canadiense. Este hechizo de un nuevo comienzo debe ser utilizado ahora principalmente por el Gobierno alemán a nivel europeo. Es hora de poner nuevamente en marcha la locomotora franco-alemana oxidada y sacarla del depósito en el que se encontraba. Europa necesita - tras la crisis del Euro, del brexit así como del asomo de una renacionalización en Polonia, Hungría y otros Estados miembros- urgentemente de nuevas ideas.

Riegert Bernd Kommentarbild App

Bernd Riegert.

Macron podría ser el que las traiga. Con sus convicciones de apertura e innovación, el economista se ubica en la misma línea de Angela Merkel. Es hora de "Merkron”; es decir, una nueva cooperación franco-alemana. Algo eue existía por periodos entre Merkel y Sarkozy. Los dos se fusionaron en "Merkozy”. También "Merkollande”, el trabajo en conjunto entre Merkel y Holland, fue bastante bueno en un principio. Pero luego, Hollande resultó siendo un fracaso: su control débil en Europa, su impopularidad en Francia, el fracaso en sus reformas.  Formalmente, Merkel y Hollande mantuvieron una cooperación, pero no existió un real impulso para la UE.

Alemania tiene el liderazgo en Europa como "potencia hegemónica en contra de su voluntad”, según el diario The Economist. Francia está solamente acoplada a la locomotora y es arrastrada. Esto debe y puede cambiar si la joven nueva promesa francesa recibe apoyo en el Elíseo. Emmanuel Macron tendrá una difícil tarea para aplicar sus reformas económicas en Francia. Por lo tanto, la UE y Alemania no deberían ponerle obstáculos en su camino.

Para seguir desarrollando la unión monetaria, todavía habrá fuertes debates. En ese aspecto, Macron tiene una visión mucho más amplia que el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schaeuble. El francés quiere un ministro de Economía pro Europa, con un presupuesto propio, con programas de inversión del Estado, con riesgo compartido. Algo difícil con el equipo actual que está en Berlín. Sin embargo, en Alemania tendremos pronto elecciones y Schaeuble no será para siempre ministro.

¡Make France great again!

Macron quiere que su país sea otra vez competitivo y seguro de sí mismo  - no porque Alemania se lo ordene, sino porque éste es, ante todo, el interés de los franceses. Alemania necesita, sin importar quién gane las elecciones germanas en septiembre, un socio del mismo nivel en Europa. La UE será otra vez un poco más francesa si es que Macron se compromete lo suficiente. Y así lo sentirán también los británicos en su intento con el absurdo "brexit”. Con la condescendencia de Paris, no podrán contar. En dos semanas, Macron participará en la cumbre de la OTAN en Bruselas y se encontrará allí con Donald Trump. Este hombre joven e inteligente es una buena contraparte frente al presidente narcisista y nacionalista de Estados Unidos.

Los populistas europeos han recibido un amortiguador con las elecciones de Francia. Sin embargo, no han sido vencidos completamente. El "Frente Nacional" sigue siendo uno de los partidos más grandes en Francia. Si Macron, con la ayuda de Alemania, no logra encaminar de nuevo la UE, entonces puede ser que en cinco años una radical antieuropea llegue al Palacio del Elíseo. Por esa razón: ¡hay que darle a "Merkron” una oportunidad!

Para aprender: aquí puede Usted puede leer la versión original de este editorial, en alemán. 

Bernd Riegert (CT) 

DW recomienda