1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Opinión: El dilema de la politica migratoria europea

No se puede ser indiferente ante las personas que mueren ahogadas en el Mediterráneo. Pero tampoco podemos acogerlos a todos, afirma Reinhard Veser del diario "Frankfurter Allgemeine Zeitung".

Mientras cientos de millones de personas en África vivan en la pobreza y tengan delante de sus ojos a la gran prosperidad Europea, es inevitable que una pequeña parte de ellos (que en términos nominales es un número grande) intente llegar y asuma para eso grandes riesgos. La UE tiene que ayudar a estas personas si no quiere apartarse de los principios humanistas que representan una parte esencial de su propio éxito. No se puede simplemente observar cómo las personas se ahogan al intentar cruzar el Mediterráneo.

No todos pueden ser recibidos

Sin embargo, justamente para preservar la prosperidad y el orden en esta Europa que atrae a los migrantes, no se los puede acoger a todos. Esto pondría a prueba la capacidad de integración que tienen incluso las sociedades más abiertas y las economías más fuertes.

Veser Reinhard Frankfurter Allgemeine Zeitung (Frankfurter Allgemeine Zeitung)

Reinhard Veser es redactor del diario "Frankfurter Allgemeine Zeitung"

Esto significa que en la política europea de refugiados hay dos objetivos prácticamente irreconciliables: por un lado, rescatar a las personas trasladadas por los traficantes en barcos frágiles a través del Mediterráneo.  Y por otro lado, el intento de frenar la migración, o al menos controlarla, de manera tal que no conduzca en Europa a una agitación social y política.

Es importante tener en cuenta este dilema en en el caso italiano, donde ya llegaron más de 80.000 personas procedentes de África este año. Los acontecimientos de 2015 dmuestran el efecto llamada tras abrir las fronteras. 

No hay una solución sencilla a los retos que plantea la migración de los continentes que rodean a Europa. No existe UNA solución. La idea de que uno puede frenar compleamente la inmigración es tan irreal como la idea de que Europa puede abrir por completo sus fronteras. Tiene que haber un camino intermedio.

Se necesitan medidas concretas

Para esto se necesitan varias medidas. La lucha contra las causas de la migración es una de ellas, pero hay que tener muy en claro que esta es una lucha contra molinos de viento. Por lo tanto, también es importante mejorar la seguridad en las fronteras exteriores de la UE y otras medidas para tratar de disuadir a quienes quieren venir. Al mismo tiempo, las personas que ya han llegado a Europa deben poder conseguir un trato justo aquí.

Y dentro de Europa, las cargas deben ser distribuidas de manera más justa. Ganaríamos mucho si todos los países del bloque se hicieran cargo de esta problemática por igual. A fin de cuentas, cada uno es miembro por voluntad propia de esta comunidad, que con su bienestar y su seguridad atrae a tanta gente.

Autor: Reinhard Veser (DG/MS)

DW recomienda