1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Opinión: El apocalipsis puede esperar

Tras el fracaso del G7, la canciller alemana dijo que habían terminado "los tiempos en los que se podía fiar completamente de los otros". Pero no será el final de la cooperación transatlántica, opina Dagmar Engel.

Angela Merkel, la jefa de gobierno más poderosa del mundo, provocó una insólita oleada de reacciones al otro lado del Atlántico. Sus palabras han sido objeto de duras discusiones y ya se habla de un punto de inflexión histórico en las relaciones entre Alemania y Estados Unidos. A la canciller quizás le hayan sorprendido tales reacciones. Después de todo, solo dijo algo obvio: que entre las cualidades que tiene el presidente estadounidense Donald Trump no se destaca la fiabilidad.

Campaña electoral

Dagmar Engel, de DW.

Dagmar Engel, de DW.

Para ser precisos, la que habló no fue exactamente la canciller. O no solamente. Sobre todo fue la líder de la CDU en campaña electoral. Como canciller, Angela Merkel reflejó la frustración de la cumbre del G7 del fin de semana. Como presidenta del partido, el arte de ganarse a sus electores criticando a Trump. Sus grandes rivales, los socialdemócratas, hace tiempo que apuestan a esa carta. Además, ambos han vuelto a descubrir Europa.

El descubrimiento de Europa

Las decisiones de estadounidenses y británicos de decantarse por Trump y el "brexit" provocaron el despertar de los ciudadanos europeos. Con posturas pro europeas se puede incluso ganar elecciones a los populistas, tal y como demostró Emmanuel Macron en Francia. Hacía tiempo que no se veían tantas opciones para fortalecer a la Unión Europea y seguir escribiendo su historia. Una UE unida que, a nivel mundial, es un peso con el que hay que contar. 

¿Cambio de época tomando cerveza?

Sin embargo, todo eso no significa que Angela Merkel vaya a renunciar a Estados Unidos. Su descontento con la política medioambiental del presidente Trump no puede importar más que su alianza fundamental con EE.UU., también derivada de su experiencia personal como ciudadana de la RDA. El apocalipsis no ha llegado. Ni tampoco llegará en seis semanas, para la cumbre del G20 en Hamburgo. Ahora que todos son conscientes de que los tiempos en los que  se podía confiar en los aliados han cambiado, probablemente tampoco se puedan esperar grandes éxitos de la cumbre del G20. Por lo tanto, es mejor tomárselo con calma. Y los que estén buscando garantías deberían estar seguros que la canciller no anunciaría un cambio de era en un acto de campaña de la CSU mientras toma una cerveza. La jefa del gobierno alemán tiene demasiado estilo como para hacer eso. 

DW recomienda