1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ofensiva rusa contra las ONG

Berlín critica a Moscú con cada vez más vehemencia por presionar a las organizaciones no gubernamentales (ONG) –incluidas varias fundaciones alemanas– para que se registren como “agentes extranjeros”.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, no bromeaba cuando dijo que ninguna forma de intromisión externa en los asuntos de su país sería aceptada. El mensaje, claramente articulado a mediados de febrero en una reunión del Servicio Federal de Seguridad –el órgano sucesor del KGB soviético–, estaba dirigido a las organizaciones no gubernamentales (ONG). Una ley que entró en vigor en noviembre de 2012 insta a aquellas ONG que tengan un perfil político y reciban financiamiento desde el exterior a registrarse como “agentes extranjeros”.

Sin embargo, los representantes de muchas organizaciones –entre ellos los defensores de los derechos humanos del grupo Memorial o los moscovitas del Grupo Helsinki– han ignorado la nueva normativa. Ellos se niegan a dejarse etiquetar como “agentes extranjeros”, un término que tiene connotaciones muy negativas para dos tercios de los rusos, según una encuesta realizada por el Centro Lewada, un instituto de investigación con sede en la capital del país especializado en sondeos de opinión.

De ahí que la administración Putin haya iniciado en marzo una campaña coercitiva contra las ONG. Cientos de grupos han sido visitados por funcionarios de la Fiscalía, de la cartera de Hacienda, del Ministerio del Interior o de los servicios secretos; a veces uno tras otro en un solo día. Éstos insisten en constatar exhaustivamente que los documentos de las organizaciones estén en regla. Pero, ¿qué es exactamente lo que buscan cuando se presentan en las oficinas de las fundaciones alemanas, como lo hicieron hace poco?

A juicio de Peter Schulze, ex director de la Fundación Friedrich Ebert (FES), cercana al Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), lo que a los inspectores les interesa es descubrir los vínculos económicos entre las ONG rusas y las fundaciones germanas; la actuación de las últimas tiene menos relevancia para ellos. Los medios reportan que las autoridades estuvieron leyendo las actas de la FES en Moscú durante horas. La Fundación Konrad Adenauer (KAS), con sede en San Petersburgo, fue objeto de una acción similar por segunda vez.

Guido Westerwelle, ministro alemán de Exteriores.

Guido Westerwelle, ministro alemán de Exteriores.

Rusia-Alemania: relaciones tensas

Tras la primera visita de los fiscales, a la directiva de la KAS, cercana a la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), sólo se le pidió que contestara un cuestionario. Pero este martes (26.3.2013), los trabajadores del Ministerio Público decomisaron varios ordenadores. “Eso es algo inquietante e inaceptable”, criticó el presidente de esa fundación, Hans-Gert Pöttering. El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, llamó al enviado de Moscú a Alemania, Oleg Krasnitzki, para transmitirle la preocupación de Berlín ante estos hechos.

Esta situación tensa las relaciones bilaterales a sólo dos semanas del viaje que Putin hará a Alemania para encontrarse con la canciller Angela Merkel e inaugurar juntos la Feria de Hanover, el 7 de abril. Ruprecht Polenz,  presidente de la comisión de asuntos exteriores en el Bundestag, da por sentado que los dos mandatarios conversarán sobre este delicado tema; pero nadie tiene claro, hasta ahora, qué consecuencias pueden traer consigo las inspecciones de las fundaciones alemanas en territorio ruso.

La legislación rusa establece que quienes se nieguen a registrar sus ONG como “agentes extranjeros” pueden ser penados con multas de hasta 10.000 euros o la suspensión de su licencia. Schulze, otrora director de la FES, le recomienda a los activistas rusos que registren sus organizaciones, pero que no dejen de protestar, si sus actividades son obstaculizadas por el Gobierno. A los ojos de Schulze, la ofensiva de Moscú contra las ONG se basa en la creencia de que las protestas contra los resultados de las elecciones parlamentarias y presidenciales de 2012 fueron organizadas por grupos locales, pero orquestadas desde el extranjero.   

Autores: Roman Goncharenko / Evan Romero-Castillo

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda