1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Odebrecht y México, esta semana en la prensa alemana

En referencia a Latinoamérica, la prensa alemana trata temas como el escándalo de Odebrecht o la política de Trump contra los ilegales.

Con minuciosidad alemana

La prensa germano-parlante se ocupó esta semana sobre todo de los escándalos de corrupción en Brasil en torno al consorcio Odebrecht. Bajo el título "Con minuciosidad alemana”, la revista económica Wirtschaftswoche hizo referencia al alcance del escándalo, y los miles de millones de sanción para el consorcio. Pero el  rotativo alemán se refiere, sobre todo, al enorme elenco de dirigentes nacionales que podrían estar implicados: desde el presidente colombiano, Juan Manuel Santos,  hasta los hermanos Castro o Christina Kirchner. El periódico también menciona los "Odebrecht Standards” y la "minuciosidad alemana” en la planificación de proyectos alegados por algunos directivos el consorcio. Sobre la cultura empresarial de rápido ascenso y, posteriormente, caída libre del consorcio, el rotativo habla de una "mezcla de ética laboral protestante y cultura mafiosa, combinada con la arrogancia de provincianos aspirantes a destacar”.

Casi ningún país sin corrupción

Siguiendo con el tema dominante de la semana, el Tageszeitung publicó una entrevista con el activista peruano Carlos Monge, que califica la situación como tensa después de que se destapase el caso Odebrecht. Sobre todo en referencia al exmandatario peruano Alejandro Toledo, que habría recibido del consorcio millones de dólares para mediar en la concesión de proyectos. Monge recuerda que la corrupción no es únicamente un problema de Toledo, sino que también se daba con Alberto Fujimori, Alan García y Ollanta Humala. El experto se refiere al caso como un gran golpe para la política peruana, destacando situaciones similares en países como México o Guatemala. "No existe casi ningún país libre de casos de corrupción”, afirma, apuntando a reformas necesarias en el sistema político para combatir la corrupción.

El delito no debería compensar

El Neue Zürcher Zeitung, de Suiza, también dedicó sus líneas de opinión al caso del consorcio Odebrecht como un ejemplo de la persecución contra la corrupción más allá de las fronteras. En especial, el periódico destacó la forma de actuar de las distintas autoridades judiciales que con su decisión interfieren en la idea de que "el delito no debe compensar”. Con eso se refiere al hecho de que se haya acordado imponer solo parte de las sanciones para mantener la viabilidad del consorcio y los miles de puestos de trabajo de acuerdo con su capacidad de pago. Aun así, "con la retirada del patrimonio no estrictamente necesario para la que la empresa siga sobreviviendo sigue manteniéndose el principio de que el crimen no debería merecer la pena”, afirma el diario en el comentario.

Un error de cálculo de los "Gringos”.

Sobre las intenciones del presidente estadounidense Donald Trump de expulsar a los ilegales del país, el Frankfurter Allgemeine recuerda un intento similar hace 50 años, con el fin del programa "Bracero”. Tanto con Kennedy como con Lyndon B. Johnson, se intentó presionar a los granjeros para que pagasen mayores sueldos, tratando de reducir  la contratación de temporeros mexicanos al modo del "America First” de Trump. 

Sin embargo, al final no se logró el objetivo de subir el sueldo a los estadounidenses a costa de los mexicanos. Lejos de crear trabajo para los autóctonos, se recurrió a máquinas cosechadoras que no solo sustituyeron a los temporeros mexicanos, sino que además presionaron a pequeños  productores que no podían permitirse el elevado precio de las máquinas. La aventura terminó con  32.000 trabajadores del campo que perdieron su trabajo.

Posteriormente, los desocupados mexicanos fueron empleados en las "maquiladoras” de la frontera, convirtiendo a México en potencia proveedora. Como dice el periódico, la  historia nos enseña que no siempre se consigue lo que se quiere. Si no se hubiese terminado el programa "Bracero”, no se habría modernizado tan rápido el campo estadounidense. Y tampoco se habrían industrializado las provincias del norte de México. Entre comillas, el resultado  de aquella acción quizás no fue tan malo para ambos. Simplemente distinto.