1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Obama reitera a Hollande compromiso para evitar espionaje

Tras revelaciones de Wikileaks, el presidente estadounidense reafirmó a su homólogo francés su promesa de romper con prácticas que son "inaceptables entre aliados".

Primero le tocó darse por enterada a Merkel, ahora es el turno de Hollande.

Primero le tocó darse por enterada a Merkel, ahora es el turno de Hollande.

El presidente estadounidense, Barack Obama, tuvo que volver a hacer una llamada embarazosa este miércoles (24.06.2015). Tras las crisis provocadas por la plataforma de filtraciones Wikileaks con sus revelaciones sobre las escuchas a un móvil de la canciller alemana, Angela Merkel, y las interceptaciones de comunicaciones de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, es ahora el turno de Francia.

Esta vez, Obama reiteró a su homólogo francés, Francois Hollande, su compromiso de poner fin a posibles prácticas de espionaje, según dijo durante una conversación telefónica en referencia a las últimas revelaciones de Wikileaks sobre el supuesto espionaje a los tres últimos presidentes franceses por parte de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA).

Obama reafirmó su promesa de "romper con prácticas que pudieran haber tenido lugar en el pasado y que son inaceptables entre dos aliados", informó el Palacio del Elíseo en París tras la conversación. Y es que el jefe de la Casa Blanca había anunciado hace ya aproximadamente un año y medio que sólo se vigilaría a los jefes de Estado y gobierno de países aliados cuando la seguridad nacional de Estados Unidos lo hiciera inevitable.

Aliados estratégicos

Recordando la promesa de Obama, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, reclamó a la embajadora de Estados Unidos en París, Jane D. Hartley: "Queremos saber si han cesado estas prácticas. Le he pedido a la embajadora que nos aporten rápidamente respuestas", señaló Fabius en una comparecencia ante los medios tras reunirse con Hartley, a quien convocó a la sede del Ministerio para presentarle una queja formal.

Fabius consideró "inaceptables" las escuchas, "más aún viniendo de un país aliado y amigo como es Estados Unidos". Recordó que esas prácticas deben terminar no solo en el caso del espionaje -"incluidas conversaciones privadas"- a los presidentes, sino de forma más amplia.

El Elíseo también recordó que Washington y París comparten más de un interés estratégico, según palabras del portavoz Stéphane Le Foll. Entre otros asuntos, Francia es un estrecho aliado de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo islamista.

Azotea con ojos y oídos

La azotea de la Embajada de Estados Unidos en París, un edificio situado solo a 250 metros del Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, oculta una estación de telecomunicaciones dedicada a las escuchas de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA).

Según publicó el diario Libération, uno de los medios de comunicación franceses que han revelado el supuesto espionaje estadounidense a los tres últimos presidentes de Francia entre 2006 y 2012, la instalación se colocó en la embajada de EE. UU. entre 2004 y 2005.

Estados Unidos, por su parte, ha insistido en que no está espiando a Hollande y que no tenía previsto hacerlo en el futuro, pero no se pronunció sobre las prácticas del gobierno estadounidense en el pasado.

RML (efe, dpa)