Obama: ″No voy a esperar para hacer la reforma migratoria″ | El Mundo | DW | 05.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Obama: "No voy a esperar para hacer la reforma migratoria"

El presidente de EE.UU. admitió su responsabilidad en la severa derrota del partido demócrata. En una comparecencia, anunció sus medidas más inmediatas, antes de que asuma el nuevo Congreso de mayoría republicana.

Barack Obama aseguró que antes de fin de año tomará medidas ejecutivas para llevar hacia delante la esperada y aplazada reforma migratoria, antes de que el nuevo Congreso con mayoría republicana decida aprobar una ley más amplia. "Antes de fin de año voy a hacer lo que tenga que hacer para hacer que funcione nuestro sistema. Quiero ver si los republicanos quieren una ley, estoy ansioso por ver qué hacen, pero no voy a esperar más, ya he mostrado mucha paciencia buscando una solución bipartidista", dijo el presidente.

"He pretendido que el Congreso aprobara una amplia reforma migratoria que refuerce nuestras fronteras y que dé la oportunidad a la gente que lleva mucho tiempo viviendo aquí, que tiene hijos, pero que no tiene papeles, para que pague sus impuestos y haya un proceso para que sean legales", dijo Obama. Los republicanos, que bloquearon en la Cámara de Representantes la propuesta bipartidista del Senado, gozan ahora de la mayoría en ambas cámaras. "Esa ley era buena, no perfecta, no era lo que yo quería, pero era inteligente, mejoraba nuestro sistema migratorio y también nuestra economía", señaló sobre una reforma largamente esperada sobre todo por la minoría latina.

"Los republicanos tuvieron una buena noche"

Por otro lado, Barack Obama, admitió su parte de responsabilidad en la severa derrota del partido demócrata en las elecciones. "Está claro que los republicanos tuvieron una buena noche", dijo Obama sobre sus rivales, que arrebataron a los demócratas el Senado y ampliaron su mayoría en la Cámara de Representantes, lo que hace que el Capitolio y la Casa Blanca deban ponerse de acuerdo para legislar. "La gente espera que en Washington todos nosotros, los dos partidos, pensemos en sus ambiciones, no en las nuestras, pero yo tengo la responsabilidad única de poner a trabajar esta ciudad. Que sepan los que votaron que los escucho, que sepan los dos tercios que no participaron que también los escucho", dijo el presidente. Obama se mostró dispuesto a conocer la agenda republicana y a trabajar en áreas donde se pueda llegar a acuerdos.

En cuanto a política exterior, el presidente estadounidense anunció que en las próximas semanas pedirá permiso al Congreso de Estados Unidos para realizar nuevas acciones militares en Siria e Irak contra el Estado Islámico. El Congreso aprobó en septiembre armar y entrenar a miembros moderados de la oposición siria, pero muchos legisladores reclamaron un voto que permitiera a Obama usar más fuerza contra la organización terrorista.

Sobre la otra gran amenaza mundial, la epidemia de ébola, Obama anunció que pedirá en las próximas semanas al Congreso 6.200 millones de dólares para combatir el virus en África, prevenir que se extienda en Estados Unidos y desarrollar vacunas y tratamientos. Obama quiere que el Congreso lo apruebe antes de fin de año y que empiecen a trabajar las nuevas cámaras renovadas el martes. En la petición de urgencia se contempla que 4.600 millones se destinen a medidas inmediatas en África occidental y 1.500 para fondos que puedan servir para responder a cambios imprevistos en la epidemia.

MS (dpa/rtrla)