1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿Nueva OTAN en tiempos de Obama?

Estados Unidos quiere involucrarse más en la OTAN pero exige de ella también más. Los ministros de Defensa de la organización trasatlántica se encuentran reunidos en Cracovia.

default

Encuentro de la OTAN en Cracovia, Polonia

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, demandó hoy a los países europeos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) el envío de más soldados a Afganistán y un mayor esfuerzo civil para la reconstrucción, antes de reunirse con los ministros de defensa de la OTAN en Cracovia.

"Nuestras expectativas son que los aliados también hagan más", señaló inmediatamente antes del encuentro El envío de 17.000 soldados adicionales a Afganistán, anunciado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está a discusión. Estados Unidos quiere incrementar las tropas extranjeras en Afganistán antes de las elecciones presidenciales, previstas para agosto.

"Se habla mucho de un planteamiento interconectado en Afganistán y realmente necesitamos más ayuda en el ámbito civil. Tenemos que reforzar la parte civil, a la vez que reforzamos la parte militar", aseveró Gates y volvió sobre la necesidad de enviar tropas de intervención rápida, algo que rechazan varios países de la alianza.

En la conferencia de seguridad de Múnich a comienzos de mes, ya se anunciaban cambios en el tono de la política de Estados Unidos. El vicepresidente Joseph Biden resumió la novedad en la política de la OTAN con un guiño diciendo: “Estados Unidos quiere hacer más. Ésa es la buena noticia. La mala noticia es: Estados Unidos va a exigir más de sus socios”.

Lo civil y lo militar

A tener que dar más, los socios ya se habían hecho a la idea, desde hace tiempo. Especialmente en la misión de Afganistán, el presidente Barack Obama ha anunciado un incremento de las tropas y exige una respuesta similiar de los aliados. En ese tema, Berlín se encuentra desde hace años en una situación difícil. Si bien la presencia alemana es numerosa en Afganistán, se concentra en la reconstrucción civil y en el norte, la región más tranquila. Esto le ha valido la recriminación constante de que Alemania deja el enfrentamiento a los otros.

El ministro alemán de Defensa, Franz Josef Jung, dio en Múnich, entonces, un paso adelante diciendo: “sólo con la presencia militar no tendremos éxito”. Durante el periodo presidencial de George W. Bush, esta propuesta de Jung siempre encontró oídos sordos.

Sin embargo, hay indicios de que también en este tema hay un cambio de postura, concediéndole a lo civil tanto o más importancia que a lo militar. Robert Gates, el ministro estadounidense de Defensa y único superviviente del antiguo gabinete, ha llegado a aseverar que si la población de Afganistán considera las tropas como un problema y no como parte de la solución del mismo “habremos perdido”.

Escudo antimisiles

En todo caso, se nota un cambio de dirección en los planes para el estacionamiento del escudo antimisiles, que la administración Bush pensaba colocar en Polonia y República Checa; esto ya ha tenido efectos en las relaciones con Moscú. Rusia consideraba dichos planes una amenaza y, en respuesta, quería estacionar misiles de corto alcance en el enclave ruso de Kaliningrado.

El vicepresidente Biden anunció que Estados Unidos revisaría los costos y la confiabilidad de la técnica del planificado escudo; esto representa, por lo menos, una postergación de los controvertidos planes. Otro frase de Biden fue clave en la conferencia de Múnich: “al respecto conversaremos con los aliados de la OTAN y con Rusia”.

DW recomienda