1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Nueva debacle de Brown en elecciones complementarias

Tras las derrotas sufridas en las elecciones regionales en Inglaterra y Gales, el partido del primer ministro británico, Gordon Brown, sufrió una nueva debacle al perder en las elecciones complementarias de Crewe y Nantwich, condado de Cheshire, indican los resultados difundidos hoy.

El candidato del Partido Conservador, Edward Timpson, consiguió el 49,9 por ciento, mientras que la representante del Partido Laborista, Tamsin Dunwoody, obtuvo sólo un 30,6 por ciento. Las elecciones fueron convocadas a raíz de la vacante producida tras la muerte del legislador Gwyneth Duwoody, padre de la aspirante laborista.

El Partido Laborista pierde de esta forma una banca en la Cámara de los Comunes que hace décadas tenía en su poder, en este condado ubicado en el centro del país.

Brown optó por no comentar la derrota durante una visita a un hospital londinense, pero la vicejefa del partido, Harriet Harman, reconoció que se trata de un "mal resultado" y sostuvo que "el mensaje es bien fuerte y claro".

La laborista, sin embargo, atribuyó la derrota a la mala situación económica debida al aumento de los precios del petróleo y los alimentos e insistió en que los británicos confiaron en Brown en tiempos de dificultades económicas.

El jefe del Partido Conservador, David Cameron, consideró a su vez que esta "destacable victoria" representa el "fin del Nuevo Laborismo" y demuestra que los votantes británicos ya perdieron la confianza en el partido que lleva 11 años gobernando.

El diario "Guardian" analizó que Brown, en el cargo desde junio, enfrenta la "mayor crisis" de su gobierno. Otros comentaristas interpretaron que los comicios confirman un cambio de tendencia en la política británica.

Los analistas políticos también consideraron de forma unánime que Brown, que gobierna desde junio del año pasado, podría tener que afrontar nuevas exigencias de dimisión desde sus propias filas ante estos resultados.

Las voces críticas ya se hicieron oír tras la derrota en las elecciones regionales de principios de mayo, cuando el partido del gobierno quedó como tercera fuerza. Muchos activistas laboristas lo achacan a la falta de popularidad de Brown.

Una serie de encuestas de opinión confirmaron recientemente la baja popularidad de Brown como líder y, aun más importante, que cerca de un 75 por ciento de británicos considera que no es el hombre adecuado para sacar la nave del país de la tormenta económica.

Las elecciones en Cheshire, conformado por las ciudades de Crewe y Nantwich, fueron precedidas por una fuerte y polarizada campaña electoral. (dpa)