1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Panamá

Noriega inicia arresto domiciliario temporal en Panamá

El exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega llegó a casa de una de sus hijas, en la capital de Panamá, para cumplir tres meses de arresto domiciliario debido a que debe ser operado de un tumor cerebral.

Fuertemente custodiado, el octogenario exdictador llegó pasadas las 22:00, hora local de la noche del sábado (28.01.2017), a la residencia de Sandra Noriega, ubicada frente a la Bahía de Panamá, donde los periodistas permanecían apostados desde hacía varias horas, lo mismo que al menos una docena de agentes de la Policía Nacional.

El traslado de Noriega a la casa de su hija fue posible después de que tres tribunales de cumplimiento de igual número de condenas en firme en su contra convalidaron la medida (el último este mismo sábado), aprobada días atrás por la Sala Segunda de lo Penal del Supremo en atención a las recomendaciones de un equipo médico.

Noriega tiene programada una operación para el próximo 15 de febrero, para extirparle un tumor cerebral benigno, que ha empeorado paulatinamente su complicado cuadro clínico, ya que padece enfermedades crónicas propias de un hombre de su avanzada edad, de acuerdo a la información oficial.

Fuertes medidas de seguridad

La caravana que transportó este sábado al exgeneral desde la cárcel El Renacer, en las afueras de la capital y en donde permanecía desde que llegó a Panamá en diciembre de 2011, arribó rápidamente al edificio ubicado en la acomodada urbanización Coco del Mar.

El auto en el que iba el exdictador ingresó al estacionamiento y allí descendió con dificultad, ataviado con chaqueta negra y gorra roja, mientras los periodistas tenían dificultades para captar el momento dado el fuerte cordón de seguridad. El exgeneral fue ayudado por oficiales que lo colocaron en una silla de ruedas y lo llevaron al interior del edificio.

Ehemaliger panamenischer Diktator Manuel Noriega (Getty Images/AFP/R. Arangua)

Noriega en la cárcel El Renacer, en las afueras de la capital, a su arribo a Panamá en diciembre de 2011.

El otrora "hombre fuerte" de Panamá lleva 27 años preso, 22 de ellos en EE. UU. y Francia por narcotráfico y blanqueo de dinero, y 5 −de los 60 que tiene que purgar− en Panamá por delitos que incluyen homicidio y graves violaciones a los derechos humanos.

Los jueces panameños ordenaron que la casa donde Noriega comenzó a cumplir este sábado el arresto domiciliario temporal esté custodiada por la Policía Nacional. Noriega no puede salir de la casa de su hija, ni siquiera a las áreas comunes del edificio como el lobby, la piscina o el parque, han alertado diversos abogados locales.

La Justicia panameña estableció que el próximo 28 de abril se revisará el "depósito domiciliario" con el fin de evaluar su estado de salud tras la operación del tumor cerebral benigno.

"No tuve nada que ver"

Los jueces de cumplimiento de las condenas por la muertes de Moisés Giroldi, Hugo Spadafora y el caso conocido como La Masacre de Albrook, fueron los que entre los pasados viernes y sábado convalidaron la medida de arresto domiciliario temporal aprobada por la Sala Segunda de lo Penal, en el marco del proceso por la muerte del sindicalista Heliodoro Portugal.

El juicio por el caso Portugal está suspendido porque el exdictador está incapacitado para enfrentarlo dado su estado de salud, según un informe del Instituto de Medicina Legal revelado a finales de mayo de 2016.

"Con mi corazón, bajo el nombre de Dios, no tuve nada que ver con la muerte de ninguna de estas personas", declaró Noriega inesperadamente el viernes ante el juez Roberto Alexander Sánchez, en la audiencia de cumplimiento de las condenas por la muerte de Giroldi y la Masacre de Albrook.

Esa fue la primera vez que Noriega habló en un tribunal panameño, ya que fue condenado en ausencia por estar preso en el extranjero, en lo fue una sorpresa puesto que ni su presencia en el juzgado ni su derecho de palabra fueron anunciados previamente.

RML (efe, afp, reuters)

 

DW recomienda