No es no: sin excepciones | Alemania | DW | 12.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

No es no: sin excepciones

Desde una perspectiva legal, el sexo forzado en Alemania no siempre es considerado como una violación. Los ministros de Justicia quieren llevar a cabo reformas para que eso cambie.

El agresor que de noche se esconde en el parque a la espera de una víctima a la que después viola: este estereotipo es bastante común entre la población. Sin embargo, estadísticamente, la mayoría de las violaciones se llevan a cabo en las inmediaciones de la víctima y por algún conocido. Los agresores son amigos, familiares, colegas o incluso la pareja sentimental de la víctima y sólo en raras ocasiones las mujeres denuncian los ataques.

El delito de violación en Alemania se regula por el artículo 177 del Código Penal (StGB), el cual establece que la víctima tuvo que haber sido agredida físicamente, amenazada de vida o haberse visto indefensa ante el agresor. De lo contrario, no se habla de una violación en el sentido jurídico. Un "¡no quiero hacerlo!" no es suficiente, según la legislación vigente.

Para los servicios de asesoramiento y apoyo a víctimas, esta situación legal es inaceptable. Etta Hallenga supervisa y orienta a víctimas de violencia sexual en la casa de acogida y asesoramiento para mujeres de Düsseldorf desde hace varios años. "Muy pocas mujeres conocen esta ley. Les sorprende que a pesar de haber dicho que no, llorado o suplicado que el individuo se detenga, este acto no sea considerado una violación ante la justicia alemana." Según Hallenga éste es el motivo por el cual muchos casos de violación no pasan a un procedimiento judicial. "Aunque la mujer presente cargos, el caso, por lo general, es cerrado por la fiscalía." De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto de Investigación Criminológica de Baja Sajonia, en 2012 sólo el 8,4 por ciento de los casos recibieron una condena.

Ministro de justicia: superar las deficiencias legales

Heiko Maas

El Ministro de Justicia, Heiko Maas, lucha por cambíar el párrafo 177 del Código Penal Alemán

Los ministros de justicia a nivel regional y federal ahora quieren reformar el artículo 177 del Código Penal. Cómo se llevará a cabo esta reforma en detalle, aún no se sabe. Sin embargo, es muy probable que se regule que un "no significa no". Además, Alemania está obligada a actuar, luego de que en agosto de 2014 entrara en vigor un convenio establecido por el Consejo de Europa en la convención de Estambul. Según este convenio de lucha contra la violencia contra mujeres, los actos sexuales "no consensuales", pueden ser castigados.

Después de un encuentro con sus colegas el pasado jueves, el Ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, reveló que "hay deficiencias en la protección a mujeres, que deben superarse". A la pregunta sobre "cuánta resistencia debe oponer una mujer para que el acto sexual se pueda considerar como una violación", aseguró que la ley vigente no aporta una respuesta exacta respecto a este tema.

One Billion Rising Bonn 2013

Protesta en Bonn en contra de la violación y el maltrato a las mujeres

¿Sólo una simbología política?

Los críticos temen que una regulación más rígida conduzca a más inculpaciones falsas. El encuentro sexual entre dos personas es complejo y no siempre coherente, y el límite entre los actos consensuales y la coacción, a veces no es tan claro. Por consiguiente, un "no" puede implicar un "si", aunque un "si" no necesariamente signifique un deseo real. Otra dificultad podría darse en el caso de un comportamiento sexual no convencional, como por ejemplo las prácticas sadomasoquistas. En este caso los actos violentos, que generalmente constituyen un delito, son expresamente acordados e incluso significan un placer especial.

Sin embargo, Dagmar Freudenberg, de la Asociación Alemana de Abogadas no encuentra en ello una contradicción: "Nosotros no intervenimos en prácticas sadomasoquistas. Ellos tienen sus propias reglas como por ejemplo una palabra clave. En cuanto alguno de los individuos la diga, el acto debe detenerse. Este es un consentimiento como cualquier otro, por lo cual también puede ser revocado."

Cambio de paradigmas necesario

Symbolbild Justitia Justizia

Los casos de violación seguirán siendo difíciles de probar ante la justicia

Un cambio en las leyes, de ninguna manera hará más sencilla la tarea de comprobar un acto de violación ante los tribunales. "Seguirá siendo una declaración contra otra. Sin embargo, aquí debemos diferenciar entre el interés jurídico que protegemos y el hecho de que una violación se pueda o no comprobar con evidencia", asegura Freudenberg.

También Etta Hallenga lo ve así. "A mi no me importa si después hay más denuncias o sentencias. A mi lo que me importa es la actitud que tenemos en relación a nuestra autodeterminación sexual. El párrafo 177 es una bofetada a los derechos humanos." A largo plazo tanto Hallenga como Freudenberg esperan que un cambio en las leyes también conlleve a un cambio psicológico: el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo no debe conocer excepciones. Al mismo tiempo, las partes deben ser capaces de expresar sus deseos y rechazos de manera clara.

Para ayudar a las víctimas después de una violación es necesario un conjunto de medidas. Hasta el momento, sólo en pocos estados de Alemania es posible asegurar la evidencia, como los restos de ADN, después de una violación, sin que sea alarmada la policía. Porque tan pronto como las autoridades son informadas del caso, están obligadas a comenzar con las investigaciones: la decisión de presentar cargos o no ya no le corresponde a la mujer. Sin embargo, las mujeres muchas veces necesitan tiempo para pensar sobre las consecuencias de una denuncia, dice Freudenberg. Hallenga agrega que hasta ahora la policía y los tribunales rara vez toman videos de los interrogatorios que podrían facilitarles la denuncia a las mujeres. Además, después de una demanda, pasan hasta uno o dos años para que se lleve a cabo un juicio.

En el estado norteamericano de California, existe desde hace varias semanas una ley que prohíbe el sexo sin un "sí" explícito de ambas partes. Los defensores ven esta norma como un desarrollo más allá del ya existente "no significa no".