1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Venezuela

Nicolás Maduro: aniversario con bombos y rechiflas

Marchas, protestas y acusaciones recíprocas de golpismo marcan esta fecha en que la crispación se hace tangible en las calles de Caracas, cuando Nicolás Maduro cumple cuatro años de presidencia.

Nicolas Maduro Präsident Venezuela Amtseinführung (Getty Images/AFP)

La investidura de Maduro, el 19 de abril de 2013.

Las felicitaciones no abundan en este cuarto aniversario de la investidura presidencial de Nicolás Maduro. En cambio, llegan mensajes que denotan inquietud por la nueva escalada de la crisis política y social que sacude a Venezuela. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, solicitó a su canciller pedir "al secretario general de ONU poner su atención en la preocupante militarización de la sociedad venezolana”, mientras el ministro de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, instó al "restablecimiento de las instituciones democráticas" en Venezuela y reiteró su "absoluto rechazo a la violencia".

 

Más información:

La importancia de ser Maduro

Venezuela y el "liderazgo poscarismático" de Nicolás Maduro

 

Controversia desde el inicio

Nicolás Maduro no tiene, pues, muchos motivos para celebrar sus cuatro años al frente de un gobierno al que llegó de una manera que en su día ya resultó polémica, tras la muerte de su mentor. "Chávez lo ungió y lo instaló contra la Constitución, lo entronizó y anunció al mundo entero que él iba a ser su sucesor”, señala Reiner Wilhelm, especialista en Venezuela de Adveniat, la Acción Episcopal alemana para América Latina. Recuerda que estaba previsto que asumiera el presidente del Parlamento, que por ese entonces era Diosdado Cabello, un exmilitar, y también se hablaba de Adán Chávez, hermano de Hugo, el ideólogo jefe del chavismo. "Pero la persona que tenía mejores relaciones con Cuba era Maduro. Yo parto de la base de que también los cubanos tuvieron algo que decir al respecto… Los cubanos no favorecían un militar, porque dentro del ejército Venezolano había sectores que tenían fuertes resquemores hacia Cuba”.

Con el agua al cuello

Con el correr de los años, los problemas de Maduro se han multiplicado. El menor de ellos es que carece del carisma y la retórica de Chávez. Pero hay que reconocer, según Wilhelm, que recibió un legado difícil, con una economía cada vez más dependiente del petróleo, que comenzó a hacer agua al caer los precios del crudo. Ante el serio desabastecimiento de alimentos y medicinas, ese agua llega ya al cuello a los venezolanos, incluyendo al sector de menores recursos que "también se ha ido distanciando paulatinamente de este sistema del socialismo del siglo XXI, que nadie sabe bien qué era”.

Si bien Maduro no era una hoja política en blanco y ya había transitado parte del camino con Chávez, muchos dudaban que estuviera preparado para gobernar, dice un especialista alemán que pide reserva de su identidad. No es el único que opta por la cautela a la hora de formular críticas al presidente venezolano. Pero hace notar que ha dado muestras de conocer los trucos del poder y aventura la hipótesis de que quizá haya logrado mantenerse como un "mínimo común denominador dentro del chavismo”.

Los peores errores de Maduro

Venezuela Regierung nimmt Dialog mit Opposition auf

El diálogo que no prosperó.

Subestimar a Maduro puede ser un error. "Hasta ahora, en todo caso, ha actuado en forma relativamente hábil, para mantenerse por largo tiempo en el poder, eso hay que reconocérselo. También en el plano interno tiene detractores y hasta ahora ha podido mantenerlos en jaque con relativo éxito. Al subir al barco a los militares, cuenta con un apoyo fuerte”, piensa el especialista de Adveniat. Y agrega que se ha movido tácticamente: "Utilizó el proceso de diálogo para reducir la presión de la calle, para quitar viento a los molinos de la oposición, pero se excedió cuando el Tribunal Supremo despojó de sus poderes al Parlamento”. Ese ha sido uno de los grandes errores del régimen, al igual que el no haber cumplido los compromisos adoptados en el proceso de diálogo que auspició el Vaticano.

Desperdiciada esa oportunidad, el callejón no ofrece muchas salidas. "En el trasfondo hay muchas fuerzas, principalmente los militares, y muchos grupos y personas cercanas al oficialismo, que se han enriquecido desmesuradamente. Maduro es parte de ese juego. Sus días estarían también contados si cediera o si se celebraran elecciones. De seguro se le haría un juicio, al igual que a otros”, estima Wilhelm, quien solo ve una opción: "debe haber elecciones  y Maduro probablemente tendrá que tratar de irse al exilio”.

DW recomienda