1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Neonazis instrumentalizan historia

Neonazis atacaron en la ciudad de Jena a sindicalistas. Ambos grupos regresaban de manifestaciones masivas en el aniversario del bombardeo de la ciudad de Dresde.

default

Manifestaciones ponen a la policía de cabeza.

Dos personas fueron hospitalizadas con heridas de consideración y otras sufrieron lesiones leves anoche al ser atacado un grupo de sindicalistas por neonazis en un área de descanso de una autopista alemana en el estado de Turingia.

La policía informó que el ataque se produjo cuando los 40 ocupantes de un autobús fletado por la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB) hacían una pausa en su viaje de retorno de una manifestación antifascista celebrada el sábado en Dresde.

Un grupo de ultraderechistas y neonazis que coincidió en la misma área de descanso insultó y agredió a los sindicalistas y se dio a la fuga a bordo de otro autobús poco antes de la llegada de la policía.

Pese a todo, los agentes consiguieron detener el autobús de los neonazis poco después e identificar a sus ocupantes, que deberán responder ante la justicia tras la denuncia presentada por los sindicatos germanos.

Bombardeo de Dresde

Los ultraderechistas regresaban igualmente de Dresde, donde habían participado en una marcha de carácter neonazi para recordar a las víctimas del bombardeo aliado de febrero de 1945 que arrasó la capital de Sajonia.

En esta marcha participaron unos 6.000 ultraderechistas y neonazis, en la que se considera la mayor concentración de la extrema derecha alemana de los últimos años.

Protest in Dresden

Manifestación contra neonazis.

A la manifestación antifascista se sumaron más de 10.000 personas que salieron a las calles para protestar contra el extremismo de derecha, al cumplirse un nuevo aniversario del bombardeo aliado que a fines de la Segunda Guerra Mundial (1939-45) redujo prácticamente a escombros la ciudad.

Su protesta se dirigió contra la marcha en la que tomaron parte neonazis de todo Alemania e incluso extranjeros, convocados por el partido ultranacionalista y derechista NPD.

El NPD organizó como todos los años una marcha luctuosa para recordar a los 25.000 civiles que perecieron durante los bombardeos de la noche del 14 al 15 de febrero de 1945 a quienes designa "víctimas de la irracional destrucción" del "terrorismo aliado", en el marco de la disputa sobre el significado y la denominación de los sucesos históricos.

Contra el extremismo de derecha

Políticos de todos los partidos acusaron al NPD de instrumentalizar el bombardeo de Dresde para su causa nacionalista y xenófoba. Hicieron un llamado, por encima de las ideas partidistas, a la resistencia contra la apropiación del aniversario por parte de los neonazis.

En el acto de repudio hablaron el presidente del Partido Socialdemócrata alemán, Franz Müntefering, y el jefe de la fracción parlamentaria del partido La Izquierda, Gregor Gysi.

Gysi se pronunció por prohibir el partido NPD. Müntefering recordó la responsabilidad de los nazis en el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial.

Dresden Bombardierung Luther Denkmal

Respeto al recuerdo de las víctimas de los bombardeos de Dresde.

"Las víctimas merecen un recuerdo digno y no que se apropie de ellas el proselitismo de extrema derecha", dijo Claudia Roth, jefa de la fracción parlamentaria de los Verdes. "Cuando la extrema derecha habla de un 'holocausto de bombas' en Dresde, trata de relativizar el terror nazi y hacerlo comparable a otros regímenes. Ése es el sentido pérfido que se esconde tras el luto nazi en esta ciudad", agregó.

El ministro del Exterior alemán y actual candidato socialdemócrata a jefe de gobierno, Frank-Walter Steinmeier, consideró apropiada una prohibición del partido NPD.

"El NPD es desde mi punto de vista neonazismo organizado y agresivo, que busca abolir nuestra Constitución", sostuvo Steinmeier en una entrevista presentada en la plataforma de Internet "Valor contra la violencia de derecha" ("Mut gegen rechte Gewalt").

"Creo que el desafío verdadero y político, sin embargo, son los neonazis camuflados, que todo el tiempo están pergeñando símbolos y actos para eludir las sanciones y de todos modos hacer proselitismo de extrema derecha", agregó, reconociendo que para ellos no hay una respuesta fácil.

Desde el sábado una placa recuerda en el casco histórico de Dresde la destrucción causada por los bombardeos: "Aquí fueron quemados los cuerpos de miles de víctimas de los ataques aéreos del 13 y 14 de febrero de 1945. Fue el regreso del horror de la guerra a nuestra ciudad, llevado por Alemania al resto del mundo", dice la inscripción.

DW recomienda