1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Negociaciones para la paz en Yemen en punto muerto

El gobierno no quiere una tregua humanitaria si no se retiran los rebeldes de la capital. Estos dicen que no moverán a sus combatientes.

Las negociaciones para alcanzar un acuerdo político que estabilice la situación en Yemen están en punto muerto. Los esfuerzos del enviado especial de Naciones Unidas, Ismail Uld Sheij Ahmed, por sacar adelante las reuniones que se realizan en Ginebra no han tenido eco, en especial debido a las posiciones tajantes de los dos principales bandos en el conflicto, los rebeldes hutíes y el gobierno en el exilio.

Yasser Al Awady, representante del Partido Popular General y leal a los rebeldes, dijo este jueves (18.06.2015) que están a favor de pactar una tregua humanitaria con el gobierno, pero rechazan de plano la exigencia de retirar sus fuerzas de las ciudades que están bajo su control. “Estamos a favor de una tregua, pero no creo que reciba la aprobación de Arabia Saudita”, agregó Al Awady, en referencia al principal aliado del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, quien está exiliado en Riad.

Arabia Saudita bombardea las posiciones rebeldes, en un intento por evitar que sigan ganando terreno a las fuerzas leales al presidente Mansur. “Deseamos la retirada de las fuerzas de todas las ciudades, pero primero tenemos que estar de acuerdo sobre un gobierno de consenso o sobre elecciones”, agregó Al Awady, quien aseguró que una eventual retirada hutí dejaría un “vacío de poder” que favorecería al Estado Islámico.

Tregua permanente

El vicepresidente de Yemen, Jaled Bahah, viajó a El Cairo para exponer la situación del país ante la Liga Árabe, y aseguró que el principal obstáculo para el inicio de consultas directas entre el gobierno en el exilio y los rebeldes es la numerosa delegación de los hutíes, que llegaron con 22 negociadores a Ginebra, cuando el acuerdo era que en los encuentros hubiera solamente 7 negociadores y tres asesores por bando.

Bahah dijo que, cuando los rebeldes también cumplan con ese requisito, se celebrará entonces una reunión “de fraternidad” entre las dos partes, para que se puedan “solucionar los asuntos nacionales”. La autoridad expresó su deseo de que exista una “verdadera intención” para negociar, pues “la guerra no soluciona los problemas de Yemen, sino el diálogo”. Apuntó que el gobierno “desea una tregua permanente y no una provisional”, y que en caso de fracasar las conversaciones de Ginebra, se pedirá la mediación de la Liga Árabe.

DZC (EFE, dpa)