1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Mujeres en el mundo digital

La digitalización promete dar a las mujeres nuevas oportunidades de trabajo. Pero la mayoría de los empleados del sector de las tecnologías de la información todavía son hombres.

Un 70 por ciento del equipo del “Design Research Lab“ de la Universidad de las Artes de Berlín son mujeres. Allí se crean programas innovadores, por ejemplo, un llamado de emergencia para pacientes con accidente cerebrovascular, o un teléfono móvil para mujeres embarazadas en India que viven en el campo y no tienen acceso al servicio médico. Según la líder del proyecto, Gesche Joost, a pesar de ese alto porcentaje de empleadas mujeres, aún hay un gran atraso en cuanto a la participación de estas en el sector de las tecnologías de la información.

Por lo general, en Alemania escasean las mujeres en ese sector, aunque las empresas buscan personal especializado, explica Joost, e indica que el interés de las mujeres, sobre todo en materias escolares y universitarias como Matemática, Informática, Ciencias Naturales y Técnica es reducido.
Hay un desinterés que ya empieza en la infancia. Pero no es lo mismo en todos los países. En India y China, por ejemplo, el interés en la tecnología y las profesiones tecnológicas es grande.

Stephanie hace carrera como “Steve”

Stephanie Shirley.

Stephanie Shirley.

Esta historia demuestra cómo funcionan los prejuicios contra las mujeres en esa área: Stephanie Shirley tenía cinco anos  cuando huyó de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial a Inglaterra, con un grupo de niños judíos no acompañados. Fundó su empresa en 1962, en una época en la que el desarrollo tecnológico no era tan acelerado. Fue revolucionaria en su momento porque desarrolló un programa que facilita el trabajo a las empresas y así fundó su compañía Freelancer Programmers. 

Pero recuerda que no fue fácil empezar con una empresa propia. Fue un largo camino lleno de obstáculos. “No se me permitía abrir una cuenta bancaria sin el permiso de mi marido”. Además, todas las empresas ignoraban sus ofertas en los primeros tiempos, dice. Todo porque era mujer. 

Minicomputadora Calliope, para niños en edad escolar.

Minicomputadora Calliope, para niños en edad escolar.

“Un día, mi marido, Derek, tuvo una idea. Me preguntó: ¿Por qué no firmas las cartas con tu  apodo, ‘Steve’? Y funcionó. Cuando se dieron cuenta de que era una mujer, ya no podían volverse atrás, dijo a DW con una sonrisa. Después, en 1976, la Ley de Equiparación cobró vigencia en Gran Bretaña. Con  el paso de los años, su compañía Freelancer Programmers se convirtió en una de la empresas más exitosas del país. 
Stephanie Shirley tiene su propia filosofía: lo más importante para ella es apoyar a las mujeres que tienen niños y por eso no tienen la posibilidad trabajar todos los días en la oficina. Por eso introdujo un sistema de trabajo desde casa. “Desarrollamos varios modelos de trabajo nuevos. Con horarios flexibles, oficina móvil, trabajo compartido y la  participación de los trabajadores en las ganancias de la compañía, es posible combinar ambas cosas: la familia y el trabajo.”

Aprender programación jugando

Gesche Joost, directora del proyecto “Design Research Lab“ de la Universidad de las Artes de Berlín.

Gesche Joost, directora del proyecto “Design Research Lab“ de la Universidad de las Artes de Berlín.

La Comisión Europea estima que, hasta 2020, más de un millón de puestos de trabajo en el sector de las tecnologías de la información no estarán ocupados. La razón: no hay suficiente personal especializado. En el futuro, la demanda de mano de obra cualificada crecerá aún más y por eso es necesario que se formen también más mujeres para el futuro, que estará cada vez más digitalizado.

Gesche Joost dice que es importante que los niños tengan acceso a las nuevas tecnologías ya en la infancia: “Los más pequeños tienen que empezar desde temprano a descubrir y descifrar el mundo de las tecnologías de la información.” 

Según la experta, a los niños les entusiasma la computación: “A una edad temprana, no hay diferencias en cuanto al aprendizaje de niños y niñas. A partir de los once o doce años, las niñas se cohíben porque ya han interiorizado el credo fatal de que las chicas no son buenas para las cuestiones técnicas", subraya.

Queda claro que cuanto antes empiecen con la educación tecnológica, las niñas tendrán un manejo más creativo en la materia, al igual que el de los niños.

DW recomienda