1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Muere el inventor alemán "más exitoso de todos los tiempos"

Así consideró a Artur Fischer la Oficina Europea de Patentes, que le otorgó el premio honorífico a toda una vida en 2014. Es el padre de los tacos para taladro, de los juguetes de bloques y de otras más de mil patentes.

El empresario alemán Artur Fischer, conocido por ser el inventor de los tacos de plástico que se introducen en la pared para fijar clavos o tornillos, murió el miércoles pasado a la edad de 96 años en la localidad germana de Waldachtal en la Selva Negra, informó este viernes (29.01.2016) su portavoz.

Además, de por ser el inventor de los tacos (conocidos como 'tarugos' en Argentina y, en Alemania, como 'tacos-Fischer') con los que revolucionó la industria de la construcción a finales de la década de los 50, Fischer también alcanzó fama en Alemania por un sistema de construcción de piezas de juguete, muy similar a los Lego, conocido como "Fischertechnik".

Más de 1.100 patentes

Fischer nació en Waldachtal-Tumlingen, en el sur de Alemania, donde vivió hasta el final de sus días. A lo largo de su vida registró más de 1.100 patentes y fue reconocido por la Oficina Europea de Patentes como "el inventor más exitoso de todos los tiempos". Su empresa, fundada después de la Segunda Guerra Mundial, está dirigida por su hijo, Klaus Fischer, desde 1980 y se dedica principalmente a técnicas de sujeción. En 2014 registró una facturación de 661 millones de euros y cuenta con más de 4.100 empleados en 32 países.

Entre sus numerosas aportaciones se encuentra también la primera foto flash sincronizada para cámaras, origen de su empresa, fundada en 1948 en su Selva Negra natal. Diez años después alcanzó una nueva cima con sus tacos de plástico. Hasta el final de su vida continuó ideando inventos con los que poder deleitar al mundo. La Oficina Europea de Patentes le concedió en 2014 el premio honorífico a toda una vida.

"Es muy importante contar con socios y confianza", comentó Fischeruna vez en una entrevista con dpa sobre la base de su éxito. "Siempre tuve un socio que confió en mí y que me apoyó con ideas y dinero". Respecto a cómo le venían a la cabeza sus ideas, Fischer lo tenía claro. "Hay que reconocer una carencia", aseguró. "El segundo requisito es adaptarse a un tema que no se conoce", agregó.

LGC (dpa / Deutschlandfunk / AFP)


DW recomienda