1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Derechos Humanos

Monumentos contra el olvido

En vez de enterrar el pasado, hoy la sociedad busca saber la verdad y honrar a las víctimas de crímenes de estado. Museos y lugares de memoria llaman a no permitir que los hechos se repitan.

Los espacios dedicados a la memoria se multiplican. Cárceles, centros de detención y tortura, así como museos que exponen documentos, filmaciones y fotografías, constituyen parte del patrimonio que invita a conocer la historia reciente de primera fuente y en los mismos escenarios en que ocurrió.

“Echarle una mirada al pasado nos ayuda a forjar el presente. Alemania, que ha sufrido dos dictaduras, invierte numerosos recursos en proyectos de investigación y promoción de la memoria histórica”, destaca el cubano Jorge García Vázquez, quien fue prisionero en 1987 en una antigua cárcel de la Stasi, en la extinta República Democrática Alemana. Hoy, el edificio es el memorial Berlin-Hohenschönhausen y García es uno de sus guías.

La antigua cárcel de la Stasi es hoy el Memorial Berlin-Hohenschönhausen.

La antigua cárcel de la Stasi es hoy el Memorial Berlin-Hohenschönhausen.

Además del recorrido por las instalaciones, el centro tiene documentos y archivos a disposición de investigadores, ciudadanos y escolares. “No se trata solo de dar a conocer el sufrimiento de las víctimas, proceso doloroso por el que hay que pasar para lograr justicia, reconciliación y paz, sino entender las condiciones y factores que conducen a la violencia, a la instauración de dictaduras o estados totalitarios, quiénes son los victimarios y por qué”, explica. “Memoria es aprender de las experiencias pasadas. Ayuda incluso a perdonar, pero no a olvidar”, indica García.

El camino recorrido en Alemania es mirado con interés por países que están trabajando su memoria. En Lima se construye actualmente el proyecto Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), con aportes del gobierno alemán. “Una delegación del LUM fue invitada a visitar los lugares de la memoria en Alemania”, relata Sofía Macher, representante del proyecto. “Fue muy interesante conocer el proceso de memoria seguido en este país y cómo sigue siendo un proceso vivo. Nuevos sectores de víctimas, antes invisibilizadas, hoy son recordadas”, sostiene.



La experta destaca la participacion de la sociedad civil en estas iniciativas y su alta convocatoria. “Quedé especialmente impresionada por la cantidad de jóvenes que encontramos en los lugares visitados. Las escuelas tienen incorporado el tema de la memoria en su formación, lo que es excelente”.

Nunca más

“Un museo de la memoria es un lugar de reconocimiento a la memoria de las víctimas, de recuperación de sus biografías y de su dignidad como ser humano, la que fue negada hasta el punto de hacerla desaparecer”, apunta Ricardo Brodsky, director del Museo de la Memoria de Santiago de Chile. Inaugurado en 2010, se centra en la dictadura de Augusto Pinochet. “Este museo representa el punto más alto de reparación simbólica a las víctimas de la dictadura, y un lugar de reflexión destinado a reforzar los valores de la democracia y el respeto de los Derechos Humanos”, agrega.

Exposición sobre los años 30 en el Museo de la Palabra y la Imagen, en San Salvador.

Exposición sobre los años 30 en el Museo de la Palabra y la Imagen, en San Salvador.

En Argentina, la señalización “Justicia, Verdad, Memoria” marca antiguos centros clandestinos de detención, tortura y exterminio o donde sucedieron hechos emblemáticos del accionar de la represión ilegal entre 1976 y 1983. Aunque el dolor de las víctimas permanece, “reparar con justicia, con memoria desde el Estado, conlleva un alivio y un acto reparador”, explica Judith Said, coordinadora de la Red de Sitios de Memoria en este país.

“La memoria es un arma de combate que no sólo honra a las víctimas y repudia a quienes llevaron a cabo hechos que ofenden a la humanidad. Las prácticas genocidas anidan en la parte más cruel y oscura, más aberrante de ciertos hombres. Sólo desde la memoria podemos encontrar, como decía Walter Benjamin, ese relampagueo en nuestras conciencias que nos advierte de los nuevos peligros”, concluye.

DW recomienda

Enlaces externos