1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Internacional

Militares turcos de la OTAN en peligro

Varios militares turcos de la OTAN han sido despedidos en Bruselas porque se les asocia con el fallido golpe de Estado en Turquía. ¿Qué será de ellos y de su país? Teri Schultz habló con algunos oficiales.

Sede de la OTAN en Bruselas.

Sede de la OTAN en Bruselas.

En el encuentro de los ministros de Exteriores de la OTAN, este martes (6.12.2016), no se les permitió la entrada al área de conferencias a diversos militares de alto rango. Se trata de varias decenas de militares turcos, que hasta ahora habían estado estacionados en la sede de la OTAN en Bruselas o en el cuartel general militar en Mons. Pertenecen a las más de 125.000 personas que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, considera responsables del fallido golpe de Estado en su contra. Erdogan los llama "soldados terroristas".

Con la condición de permanecer en el anonimato, algunos de ellos aceptaron conceder una entrevista a Deutsche Welle. Querían saber sobre todo si algunos de los ministros de Relaciones Exteriores preguntarían a su colega turco, Mevlut Cavusoglu, sobre los detalles de su despido, qué es lo que pasará con ellos y cómo Cavusoglu piensa explicarle a la OTAN que, de ahora en adelante, deberá prescindir de algunos de sus especialistas mejor formados.

Insisten en su inocencia

La mayoría de estos militares de alto rango se formaron en Occidente. Algunos de ellos poseen títulos de doctorado y diplomas de universidades e instituciones estadounidenses y tienen una larga experiencia como oficiales de la OTAN. Todos aseguran no tener nada que ver con el intento de golpe militar, que habrían condenado enseguida, y haber seguido trabajando como representantes militares leales al gobierno turco. Pese a ello, uno tras otro fue apareciendo en las listas de sospechosos, que Ankara entregó a las misiones extranjeras turcas.

Una condecoración militar de la OTAN y una del Ejército turco.

Sus condecoraciones militares de la OTAN y del Ejército turco ya no son válidas.

En cartas adjuntadas a las listas, se exige a los oficiales afectados devolver sus documentos de identificación de la OTAN y sus pasaportes diplomáticos. Además se les informó que ya solo podían disponer de un documento para emprender su viaje de regreso a Ankara dentro de los próximos tres días. Según los militares, hasta ahora no ha sido formulada ninguna acusación, solo existen las listas con los nombres de los afectados y la información de que estas personas han sido suspendidas o despedidas.

Uno de los oficiales contó que al principio él y sus colegas habían tenido la intención de seguir las instrucciones: "Nuestra primera reacción fue regresar y defendernos porque no habíamos cometido ningún delito contra el gobierno." El entrevistado dijo que cuando los militares turcos se despidieron de sus colegas de la OTAN estaban convencidos de que pronto podrían reanudar su carrera militar tras haber demostrado su inocencia. "Más tarde nos enteramos de que 17 de nuestros colegas que regresaron a Turquía habían sido detenidos", agrega el oficial. "Por eso pensamos que sería mejor esperar".

Falta de personal cualificado

Una parte de la lista de miles de agentes de seguridad despedidos por el gobierno turco.

Una parte de la lista de miles de agentes de seguridad despedidos por el gobierno turco.

Los oficiales despedidos dijeron que el presidente Erdogan amenazó con liquidar a aquellos que se opusieran a la orden de regresar a Turquía. La mayoría de los militares no ha recibido su sueldo desde septiembre, por lo que vive de sus ahorros y ha vendido sus coches u otras pertenencias. También se ha mudado a departamentos más pequeños, por un lado, para ahorrar, y, por otro, para que el gobierno ya no conozca sus direcciones. Algunos han solicitado asilo político en Bélgica; otros colegas, que habían estado estacionados en la base germana de Ramstein, hicieron lo mismo en Alemania.

Uno de los oficiales no-turcos de la OTAN, que había colaborado con los colegas turcos antes de que fueran despedidos, señaló a DW que el personal que el gobierno turco ha enviado en reemplazo no cumple los estándares de la organización transatlántica. El entrevistado también pidió permanecer en el anonimato por tratarse de un tema tan delicado.

Sin embargo, Turquía parece ser un socio demasiado importante como para que la OTAN le haga la vida demasiado imposible. Tras haber sido preguntado varias veces, su secretario general, Jens Stoltenberg, solo dijo al respecto que estas preocupaciones han sido "transmitidas" al gobierno turco. No obstante, no reveló si está satisfecho con las respuestas. 

  

Ver el video 02:03

Ciudadanos turcos huyen de Erdogan

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema