Miles compran por primera vez marihuana legal en California | El Mundo | DW | 02.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Miles compran por primera vez marihuana legal en California

Tras la entrada en vigor de la ley que permite portar una dosis personal de hasta 28 gramos de cannabis, californianos compran marihuana para uso recreacional. Todo en efectivo, porque bancos vetan, aún, transacciones.

Venta legal de marihuana en Californis, desde el 1° de enero de 2018

Venta legal de marihuana en Californis, desde el 1° de enero de 2018

California se convirtió así en el sexto estado en permitir la compra y venta de marihuana junto a Colorado, Alaska, el Distrito de Columbia, Oregón y Washington. Nevada, Maine y Massachusetts también esperan unirse al grupo en 2018. Después de 20 años de haber dicho sí al uso medicinal de la hierba, en noviembre de 2016 el 57 por ciento de los votantes aprobó la "Proposición 64", uno de los múltiples referendos para ratificar medidas sobre la pena de muerte, el salario mínimo y la indigencia, entre otras.

Con la "Prop. 64" la mayoría de los californianos aprobó legalizar y regularizar la venta, cultivo y uso personal de la marihuana entre adultos mayores de 21 años con el porte máximo de seis plantas, 28 gramos de la hierba y 8 gramos de su extracto.

Los consumidores pueden comprar empero, la marihuana en lugares autorizados en ciudades como Los Ángeles y San Francisco apenas a fin de mes.

300 licencias temporales de venta, bancos vetan, aún, transacciones

La Oficina de Control de Cannabis de California (BCC), que emite los permisos, advirtió que el mayor número de dispensarios legales estarían abiertos en el nuevo año en Oakland, Santa Cruz, Shasta Lake y San Diego. Sin embargo, Alex Traveso, vocero de la BCC, confirmó en diálogo con la cadena ABC News que durante el fin de semana se expidieron unas "300 licencias temporales en todo el estado" a fin de agilizar los trámites para los productores y comercializadores de la hierba.

El "Golden State" fue claro en afirmar que la legalidad del uso no excluye algunas reglas que los vendedores y consumidores deben seguir. Entre ellas están que las compras deben ser en efectivo debido a que el uso de marihuana sigue siendo un delito federal y los bancos no permiten transacciones. Además, está prohibido fumar marihuana cerca de escuelas y guarderías y también mientras se conduce.

"Los conductores atrapados que manejen bajo la influencia de alcohol o drogas pueden esperar que el impacto de un arresto incluya tiempo en la cárcel, multas, tarifas, clases, suspensiones de licencia y otros gastos que pueden exceder los 10,000 dólares", reiteró el Departamento del Policía del Condado de Los Ángeles.

Se estima que el inminente aumento en el consumo, como sucedió en Colorado desde la legalización en 2012, generará una recaudación impositiva de hasta 1.000 millones de dólares anuales que serán utilizados por el estado para desarrollar políticas alrededor de la legalización.

JOV (dpa, Spiegel)

DW recomienda