Milagros de la Bundesliga | Deportes | DW | 06.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Milagros de la Bundesliga

A finales del 2011 su suerte parecía sentenciada; en el 2012 se han negado a rendirse a su suerte, y han logrado a punta de mucho esfuerzo, y buenos resultados, “resucitar” en el fútbol alemán: Friburgo y Augsburgo.

El Friburgo celebra victoria tras victoria, la más reciente sobre el Leverkusen.

El Friburgo celebra victoria tras victoria, la más reciente sobre el Leverkusen.

La historia de estos dos equipos comprueba cuán acertado es el viejo aforismo del fútbol alemán que dice “los regalos en la Bundesliga no los trae Papá Noel sino el conejo de Pascua”. Por navidades Friburgo y Augsburgo, respectivamente, eran último y penúltimo de la clasificación, y todo indicaba que su descenso a la segunda división sería inevitable.

Ahora, en Pascuas, faltando apenas seis jornadas para que termine el campeonato, la historia es completamente distinta. Los dos principales candidatos del 2011 a perder su cupo en la máxima categoría de la Bundesliga, ocupan hoy la posición 13 (Friburgo) y 14 (Augsburgo), que aún no los salva, pero reduce el peligro.

Punto a punto

El Augsburgo empezó a corregir su rumbo antes de la pausa invernal, al obtener una valiosa victoria ante el equipo revelación de la temporada del fútbol alemán, el Mönchengladbach (1-0) y cerrar la primera vuelta del campeonato con un empate (1-1) visitando al Hamburgo.

En el 2012 el club ha venido sumando puntos a cuentagotas, uno a uno, empate tras empate: contra Kaiserslautern (2-2), Hoffenheim (2-2), Núremberg (0-0), Hannover (2-2), Dortmund (0-0) y Bremen (1-1). Pero tal vez lo más importante en la carrera contra el descenso es que el Augsburgo ha logrado encarrilar victorias ante los rivales directos en la parte baja de la clasificación: 3-0 ante el Berlín; 2-1 ante el Mainz y el Colonia.

El entrenador Jos Luhukay (izquierda) llevó al Augsburgo a la primera división del fútbol alemán, y su meta es conservar allí al equipo en la próxima temporada.

El entrenador Jos Luhukay (izquierda) llevó al Augsburgo a la primera división del fútbol alemán, y su meta es conservar allí al equipo en la próxima temporada.

Además, en lo que va del año, el equipo ha sufrido solo dos derrotas (ante Friburgo y Leverkusen), lo que representa una gran mejoría frente a su balance inicial del 2011, cuando fue vencido en ocho ocasiones.

A costa de los grandes

El Friburgo, en cambio, ha cimentado su buena racha a costa de los equipos protagonistas del actual torneo alemán: al Bayern (segundo) y al Mönchengladbach (cuarto) les robó dos empates (0-0); al Schalke (tercero) le derrotó 2-1, y al Leverkusen, como visitante, le propinó un 2-1 que le costó al entrenador Robin Dutt el puesto, y al equipo la posición quinta en el tablero.

Adicionalmente el Friburgo ha obtenido, en estos dos tercios de la segunda vuelta de la temporada, casi el doble de triunfos (5) de los obtenidos en todo el 2011 (3); eso pese a que su máximo goleador, Papiss Demba Cisse, se marchó en invierno al fútbol inglés, al Newcastle United, en el peor momento deportivo del club.

Los correctivos

En Friburgo, muy temprano en el 2012, la temporada volvió a empezar de cero; ya en diciembre fueron separados de la plantilla un total de seis jugadores, entre ellos el capitán Heiko Butscher. Poco después le llegó el turno al entrenador Marcus Sorg, quien fue reemplazado por Christian Streich, quien asumió la responsabilidad –hasta ahora con éxito- de salvar al equipo del descenso, explotando al máximo el potencial con el que cuenta este pequeño y modesto club.

Estos drásticos cambios no ocurrieron en Augsburgo, pero el entrenador Jos Luhukay consiguió lo que venía intentando a lo largo del 2011: que su equipo, novicio en la primera división de la Bundesliga, a la que llegó el verano pasado, se acostumbrará a la exigencia física y mental de la competencia al máximo nivel del fútbol alemán, algo que se extrañó en la primera vuelta del campeonato.

Lo cierto es que ninguno de los dos puede cantar aún victoria: al Friburgo le esperan tres “finales” en lo que resta del torneo, contra rivales que está obligado a vencer (Nuremberg, Berlín, y Colonia), y el cierre de temporada frente al líder actual, el Dortmund.

Para el Augsburgo las cosas tampoco pintan mejor, en su programa están los partidos contra un equipo que lucha por el título (Bayern), o tres en busca de un cupo a competencias europeas (Stuttgart, Schalke y Mönchengladbach). La resurrección toma forma, pero aún no es un milagro.

Autor: Daniel Martínez
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda