1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Migración ilegal en América Latina: explotación y negocio

En la frontera entre México y EE.UU., la tragedia de los migrantes ilegales, a menudo víctimas de la trata de personas, reclama urgente atención, pero nadie parece sentirse responsable.

A menudo, la única forma de salvar la vida es arriesgando la muerte. El caso de nueve inmigrantes ilegales que este 23 de julio murieron asfixiados en un camión en el aparcamiento de un supermercado de San Antonio, Texas, ha vuelto a recordar la tragedia de quienes tienen que abandonar sus países para salvar su vida, o buscar una mejor.

Si bien la mayoría de las 35 personas encerradas en el camión eran adultos, entre ellos había varios niños. Hay otros, que ni siquiera pueden huir con sus padres y están sometidos a todo tipo de vejámenes.

Así le sucede a miles de niños y jóvenes de San Salvador, Honduras y Guatemala que huyen de sus casas por la amenaza de bandas criminales. Solo en estos tres países hay más de 7 millones de personas desplazadas, según la ONU.

"Si no te vas, los pandilleros te matan”. Así despidió a Gustavo su abuela en Ciudad de Guatemala, sacándolo un día de su casa para mandarlo, solo, en dirección a México y Estados Unidos, como lo ha relatado el joven a ACNUR, la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados.

Trata de personas, extorsión, explotación y violación sexual

Según UNHCR, el número de niños centroamericanos no acompañados que huyeron de sus casas en dirección Estados Unidos se duplicó, cada año, entre 2011 y 2016. "Un número cada vez mayor de niños está huyendo de la extorsión, el reclutamiento forzado, la explotación y la violencia sexual", dice Renata Dubini, directora de ACNUR para las Américas, en su portal.

También son víctimas inermes de la trata de personas. La Agencia de la ONU para las Drogas y el Crimen (UNODC) estima que hasta 2016 había unas 3 millones de entradas ilegales de personas en Estados Unidos: la mayoría en camiones, pero también a pie, ferrocarril o incluso por túneles especiales.

No hay cifras específicas sobre las ganancias del tráfico de migrantes a través de la frontera México-EE.UU., pero las estimaciones de la ONU dejan entrever que es un negocio que mueve más de 6 mil millones de dólares al año. Los agentes del negocio en dicha región son, a menudo, los mismos del narcotráfico, según UNODC. 

Material de sobra para la trata

Si bien algunas agencias hablan de que el número de refugiados ha descendido desde que llegó Donald Trump a la Casa Blanca, en vista del aumento de las deportaciones y la amenaza de construir un muro impasable, aún no hay cifras confiables para 2017. Naciones Unidas tiene registros de 2016 y son alarmantes: ACNUR estima que 182.400 refugiados huyeron desde Centroamérica en 2016, un aumento de diez veces en cinco años.

"Sólo en México, fueron detenidos en 2016 más de 16.000 niños no acompañados. Más de la mitad (58%) llegaron a la frontera con Estados Unidos”, agrega ACNUR. En un foro organizado por la Universidad de San Diego sobre "Niños en la frontera”, se explicaron las formas de inmigración a EE.UU. y los enormes peligros que los menores enfrentan.

El permanente acoso al migrante ilegal

El director del Instituto Transfronterizo, David Shirk, organizador del foro, explicó que los patrones de inmigración en los últimos 20 años se han transformado, sobre todo tras los ataques terroristas del 11-S. Ante la dificultad de cruzar, padres mexicanos cruzan primero y después mandan solos a los niños.

Según el profesor Wayne A. Cornelius, director asociado de Migración y Salud del Instituto de Salud Global de la Universidad de California, en declaraciones al diario Al Día, de México, paradójicamente, "los inmigrantes indocumentados, por miedo a perder sus trabajos, evitan viajar a sus lugares de origen, produciendo una mayor migración de niños solos”. Niños y jóvenes que necesitan una protección internacional especial, que escasamente reciben.

WOLA, una ONG estadounidense que reclama el respeto de los derechos fundamentales de los migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos, es una de las pocas que estudia el problema y coopera jurídicamente con varios agentes. "La retórica y políticas de la administración Trump sobre la inmigración y el control fronterizo amenazan la seguridad y las libertades civiles de millones de personas”, dice WOLA en su página virtual. Dicha ONG denuncia "las abusivas medidas contra los derechos humanos de los migrantes y las garantías del debido proceso”.

DW recomienda