1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Merkel responde a Dilma

El "tsunami monetario" criticado por la presidenta brasileña es una serie de "medidas temporales", afirmó la canciller alemana en Hannover.

Las inyecciones de capital lanzadas por el Banco Central Europeo (BCE) y criticadas duramente el lunes por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, son una "medida temporal" para contener la crisis del euro, respondió hoy la canciller alemana, Angela Merkel.

"Se trata de una medida temporal que sirve para mejorar la competitividad de los países europeos", añadió la líder cristianodemócrata (CDU) en Hannover, donde este lunes inauguró junto con Rousseff la feria tecnológica CeBIT.

A su llegada a Alemania, la mandataria brasileña había criticado el "tsunami monetario" desatado por los países desarrollados contra la crisis.

La expansión de la masa monetaria lleva "a la devaluación artificial" y es por eso "una forma de proteccionismo", alertó. Además, los fondos "no se dirigen a la economía real, sino que generan burbujas, especulación".

Merkel, que se reunió la noche del lunes en privado con Rousseff, insistió hoy en que el proteccionismo "no es el objetivo" y que el incremento de liquidez será por tiempo limitado.

"Por eso seguiremos discutiendo este tema", señaló de cara a sus próximas reuniones con Rousseff y a la cumbre del G20 que se celebra en junio en Los Cabos, México.

El BCE inyectó en el sector bancario algo más de un billón de euros desde diciembre a través de dos líneas de crédito con condiciones muy favorables, conocidas como LTRO (siglas en inglés de "Operación de refinanciación a largo plazo").

La política anticrisis de la entidad fue criticada también por el presidente del banco central alemán, Jens Weidmann, que se mostró escéptico sobre su efecto: "El programa genera calma a corto plazo, pero es una calma que puede ser engañosa", dijo al semanario "Der Spiegel".

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda