Merkel corre peligro de quedar fuera del Gobierno en otro Estado federado | Alemania | DW | 02.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Merkel corre peligro de quedar fuera del Gobierno en otro Estado federado

El "año horrible" electoral parece no tener fin para Angela Merkel, cuya Unión Cristianodemócrata (CDU) corre el peligro de quedar el domingo fuera del Gobierno en otro Estado.

default

Angela Merkel: ¿quo vadis?

Se trata de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, una de las regiones menos desarrolladas de Alemania, ubicada en el extremo noreste del país, en territorio de la ex Alemania comunista.

Las encuestas indican que los socialdemócratas (SPD) se mantendrán en el Gobierno que lideran desde hace cinco años al frente de una alianza con los democristianos (CDU) de Merkel.

Wahlkampf in Mecklenburg Vorpommern

Campaña electoral en Mecklemburgo-Pomerania Occidental

Los sondeos ubican al SPD en el 35 por ciento de la intención de voto frente a un 28 por ciento de la CDU, por lo que podría quedar en posición de elegir si continúa con los conservadores o se alía al Partido de la Izquierda (con cerca de 17 por ciento), como lo hizo de 1998 a 2006.

La propia Merkel representa un distrito rural en este Estado, en el que pasó parte de su vida y tiene su casa de fin de semana.

Uno de los Estados menos desarrollados

Pese a que Alemania vive un muy buen momento económico, Mecklemburgo-Pomerania Occidental es uno de los Estados menos favorecidos por el repunte. Tiene uno de los niveles más altos de desempleo, algo más del 12 por ciento, y la densidad demográfica más baja del país.

Su población decrece desde que desapareció la RDA, en 1990, debido a que muchos se mudaron a otros Estados en busca de trabajo y a la caída de la natalidad.

Bañado por las aguas del Mar Báltico y con un paisaje lacustre en el interior, este "Land" vive en gran parte del turismo, pero carece de grandes industrias.

Estas son las sextas de una serie de siete elecciones que hasta ahora han deparado muchos sinsabores a Merkel y sus aliados del Partido Liberal.

Magros resultados en diversos Estados

La CDU perdió el poder en Hamburgo y en su feudo histórico de Baden-Wurtemberg, mientras que en Bremen y Renania-Palatinado nada pudo hacer para desbancar a los gobernantes socialdemócratas. En Sajonia-Anhalt perdió muchos votos, pero consiguió mantenerse en el Gobierno.

Peor suerte han corrido los liberales, cuyas cotas de popularidad han caído de tal forma que hoy no tendrían ni siquiera representación parlamentaria a nivel nacional.

Los Verdes, cuya popularidad ha ido en aumento, en especial después del accidente nuclear en Japón, podrían ingresar por primera vez en el Parlamento del Land y estar presentes en los 16 estados alemanes, consolidándose como tercera fuerza.

Reemplazarían a los liberales, que los sondeos ubican por debajo del mínimo de cinco por ciento de representación parlamentaria.

La falta de perspectiva ha echado a muchos jóvenes a los brazos del neonazi Partido Nacional Democrático (NPD), que en 2006 ganó más del siete por ciento de los votos. Sus seis diputados causaron indignación al boicotear actos recordatorios del Holocausto.

Sin embargo, los pronósticos auguran que los ultraderechistas quedarán esta vez fuera del Legislativo.

El último test electoral se celebrará en dos semanas en Berlín, y tampoco allí son buenas las perspectivas para Merkel y sus democristianos. En la capital alemana se perfila un nuevo triunfo del alcalde socialdemócrata Klaus Wowereit, quien no descarta seguir gobernando en coalición con La Izquierda.

dpa
Editor: Pablo Kummetz