1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Mercosur, su crisis y el (im)probable acuerdo con la UE

El ambicioso acuerdo comercial entre la UE y Mercosur se encuentra bloqueado. Acerca de los motivos de ello y sus perspectivas, las opiniones recogidas por DW son divergentes.

La página de comercio de la Unión Europea la abre la negociación de un tratado comercial con Estados Unidos. La del Mercosur, que tanto esfuerzo, tanto tiempo y nueve rondas de negociaciones ha costado, desde hace meses no hace noticia. Una de las razones, según fuentes europeas, es que el Mercado Común del Sur, desde la separación de Paraguay y la adhesión de Venezuela, está en crisis.

Depende de cómo se mire

“La cuestión es que lo de crisis es relativo y depende del observador. Si uno mira los tratados, el Mercosur está en crisis porque no funciona ni como zona de libre comercio y mucho menos de unión aduanera. No cumple con su aspiración de mercado común”, dice a DW Andrés Malamud, investigador del European University Institute.

La tensión en torno a la reincorporación de Paraguay no hacen más que subrayar lo complicado de la situación. El Senado paraguayo votó contra el acceso de Venezuela, es decir, según la ley paraguaya, Venezuela no es miembro del Mercosur. Y según el Mercosur hace falta unanimidad para aceptar nuevos miembros.

Con todo, Caracas asume una presidencia pro tempore –con apoyo de Brasil, Argentina y Uruguay- que, de no haber sido suspendida, le habría tocado a Asunción. Y el presidente paraguayo en funciones hasta agosto, Federico Franco, y el presidente electo, Horacio Cartes, se niegan a “volver” mientras tenga la presidencia Venezuela.

La vuelta de Paraguay

Como fuere, análisis más serios y fuentes diplomáticas hablan de que el objetivo del Mercosur no es el de los tratados: “el mundo cambió y el Mercosur no es sobre comercio sino sobre política. Y la política incluye la estabilización de los vecinos, por lo tanto no hay tal crisis en el Mercosur, el bloque está cumpliendo con su objetivo”, dice Malamud quien no ve tan fácil la reincorporación de Paraguay. Si a ello se suma la adhesión de Bolivia y Ecuador, que están en camino, el panorama se vuelve aún más complejo.

Desde la óptica de Bruselas esto traba, por el momento, las negociaciones. Durante la reciente visita del presidente electo de Paraguay, el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, expresaba su apoyo a la reintegración de Asunción al Mercosur con vistas a poder proseguir con las negociaciones del acuerdo de asociación. Aunque, así Malamud, politólogo también investigador de la Universidad de Lisboa, “nadie se cree que las negociaciones entre la UE y Mercosur puedan llegar a buen puerto”.

¿Sin puerto a la vista?

Pero la UE sigue interesada en firmar el acuerdo, a pesar de que hay sectores en su interior –sobre todo los que se benefician de la política agrícola común- que se oponen. “Del lado del Mercosur también, hay gente a favor y gente en contra. A favor están los productores y exportadores primarios y también algunos industriales brasileños y en contra están los proteccionistas de Argentina y de Venezuela. Así que no es verdad que la UE quiera firmar un acuerdo y no es verdad que Mercosur quiera firmar un acuerdo. Son los negociadores de ambos bloques los que quieren firmarlo. Y aún en el hipotético e improbable caso que se firmase, para su ratificación habrá bloqueos”, vaticina.

No obstante, no son pocas las voces europeas que subrayan la importancia de esa gran zona de libre de comercio y de las increíbles ventajas que traerían a ambas regiones. “Por lo general, los españoles no tienen claro que el acuerdo no va a llegar a buen puerto porque -sintiéndose puente- quieren conducir a la UE a este acuerdo con el bloque latinoamericano. Pero Argentina es un obstáculo en esas negociaciones, porque no quiere acuerdo de libre comercio de ningún tipo. Y sólo se ha dejado convencer por Brasil de reabrir las negociaciones”, explica Malamud.

Un acuerdo comercial sin comercio

¿Cuál es la perspectiva? Según información europea, en el último trimestre de 2013 se intercambiarán ofertas comerciales. No obstante, que se avance es, así Malamud, muy poco probable. A la vez hay cada vez más voces que favorecen acuerdos parciales, al estilo de los que hizo la Comunidad Andina de Naciones. Esto signficaría, por ejemplo, habilitar a sus miembros para que firmen acuerdos individuales. “Lo que significaría matar el Mercosur, diciendo que se lo mantiene vivo”, resume el analista, para quien tampoco esta opción tiene mucha probabilidad de vida.

Brasilien-EU Gipfeltreffen 2013

Brasilien-EU Gipfeltreffen 2013

En su opinión, lo más recomendable sería un acuerdo con la UE de ultramínimos: ‘”sobre todo, menos comercio. Así los industriales europeos se quedan tranquilos con sus inversiones protegidas, los agricultores franceses también porque nadie les va a invadir el mercado con productos agropecuarios eficientes y competitivos. Y Brasil y la UE siguen tratando sus cosas como cooperación internacional y tienen sus reuniones cúpula para que Brasil tenga el reconocimiento internacional que desea”, afirma Malamud.

En su opinión, aunque se siga hablando de que el “Mercado Común del Sur” va a intercambiar con la UE –a más tardar en el último trimestre de 2013- para un acuerdo de asociación con un tratado comercial, un pilar de coooperación y otro de diálogo político, ese Mercosur comercial no pasará de una ficción.

Autora: Mirra Banchón, Bruselas
Editor: Enrique López