1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Medvedev rechaza endurecimiento de ley de medios en Rusia

El presidente ruso, Dmitri Medvedev, rechazó hoy el controvertido endurecimiento de la ley de medios aprobado en Rusia y anunció un mayor compromiso de su país con el medio ambiente.

Las nuevas reglamentaciones "pueden perjudicar un normal funcionamiento de los medios de masas", citan medios moscovitas las palabras del mandatario en un dictamen del Kremlin enviado al Parlamento.

De esta manera, fracasa en la Duma la iniciativa del partido Rusia Unida del ex presidente Vladimir Putin, comentó el diario "Kommersant".

Los analistas especulaban sobre si esta declaración de Medvedev se puede leer como una intención de parte del nuevo presidente de llevar adelante una línea más liberal que su mentor y antecesor en el puesto, acusado de limitar las libertades civiles en sus ocho años de mandato.

Según el cambio de ley decidido en abril en primera lectura, se veían amenazados de cierre los diarios que reincidían en calumnias o incurrían en desprestigios. El detonante fueron informaciones publicadas en la prensa sobre la vida privada de Putin.

El endurecimiento de la ley generó protestas en todo el mundo. También representantes de los medios rusos, defensores de los derechos humanos y organizaciones no gubernamentales criticaron el cambio.

La ley fue modificada por el Partido Rusia Unida con una mayoría de dos tercios en la Duma luego de que un diario moscovita informara sobre un supuesto divorcio de Putin y un romance con una deportista.

El diario sensacionalista "Moskowski Korrespondent" fue suspendido. En la toma de posición de Medvedev publicada por el Kremlin se dice que la ley no ofrece una protección efectiva contra las calumnias.

En otro orden, Medvedev calificó a su país de mayor despilfarrador de energía térmica del mundo y anunció mayores esfuerzos en la protección del medio ambiente.

"Sólo si pensamos en las pérdidas de energía en las redes térmicas, nuestro país ocupa el primer lugar en el mundo. Ese es un récord muy malo", dijo Medvedev en Moscú, según la agencia Interfax.

Cuarenta millones de personas en Rusia viven en un entorno insalubre. Un millón de ellos padece a causa de la contaminación del medio ambiente. El nuevo jefe del Kremlin anunció para octubre una ley sobre los valores límites de la emisión de sustancias tóxicas.

"Debemos actuar rápidamente", dijo. Deben aumentarse las exigencias a la eficiencia de la energía, agregó, en referencia a "tecnologías, edificios y toda la economía". Rusia necesita masivamente tecnologías que protejan la naturaleza y los recursos.

Defensores de los derechos humanos criticaron en el pasado una y otra vez que Rusia no defendiera el derecho de los ciudadanos a un entorno sano establecido en la Constitución.

Según expertos, casi dos tercios de los 142 millones de personas que habitan Rusia disponen de agua potable que no responde a los estándares internacionales.

La mayor parte de los suelos agrícolas está dañada con metales pesados y otras sustancias tóxicas. El país produce anualmente miles de metros cúbicos de basura radiactiva y cien millones de toneladas de otros residuos tóxicos. (dpa)