1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Masivas protestas contra la violencia policial en EE.UU.

En distintas ciudades, manifestantes se congregaron para exigir justicia tras la muerte de personas negras a manos de policías blancos.

Bajo el lema “Justicia para todos”, miles de personas se reunieron este sábado (13.12.2014) en Washington y otras ciudades de Estados Unidos para protestar contra la violencia policial, luego de la polémica suscitada en el país tras la muerte de varias personas negras desarmadas a manos de funcionarios policiales blancos. Por ello, muchas pancartas también recordaban que “Las vidas de los negros también cuentan”.

En la capital, los manifestantes avanzaron hasta el Capitolio, encabezados por el reverendo Al Sharpton, líder activista, y los familiares de varios afroamericanos que murieron por la violencia policial, entre los que se encontraban los padres de Michael Brown, quien en agosto murió por los disparos de un policía en Ferguson, Missouri. Un jurado decidió hace tres semanas que el policía no sería imputado, lo que desató una ola de protestas.

Lo mismo ocurrió tras la decisión de otro jurado de no presentar cargos contra el agente que mató a Eric Garner en Nueva York, a quien ahogó al intentar reducirlo. Garner, de 43 años, era asmático y murió por asfixia, según determinó la autopsia, luego de que el policía Daniel Pantaleo le colocara el brazo alrededor del cuello y ejecutara una llave de estrangulamiento, acto que fue grabado por un transeúnte en vídeo.

“No puedo respirar”

En un ambiente festivo, los congregados -jóvenes y ancianos, blancos y negros- caminaron hasta la sede del Congreso pertrechados de pancartas en las que se leían consignas como “Manos arriba, no disparen”, “El racismo es una enfermedad letal” y “Sin Justicia no hay paz”. Los manifestantes también evocaron el caso del pequeño Tamir E. Rice, de 12 años, que murió en Cleveland por los disparos de un policía que confundió la pistola de juguete que portaba el menor con un arma de verdad.

“Esto no es una marcha blanca o una marcha negra. Esta es una marcha estadounidense, de manera que los derechos de todos los estadounidenses estén protegidos”, afirmó el reverendo Sharpton. “Este es un momento histórico”, afirmó la madre de Eric Garner, Gwen Carr, quien vestía una sudadera con la frase “No puedo respirar”, pronunciada por su hijo antes de fallecer.

Estas tensiones raciales han hecho que el presidente de EE.UU., Barack Obama, reafirmara recientemente su compromiso con la mejora de la relación entre la policía y las minorías del país. “Este es un problema estadounidense, cuando alguien de este país no es tratado con igualdad ante la ley. Es un problema y, como presidente, es mi trabajo ayudar a resolverlo”, aseveró el mandatario.

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda