Mascotas con sobrepeso, un problema bestial | Sociedad | DW | 02.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Mascotas con sobrepeso, un problema bestial

Un pedazo de carne por aquí y una golosina por allá. Los dueños alimentan a sus mascotas con la mejor intención.... y terribles consecuencias. Les mostramos cómo determinar si su mascota está gorda y cómo remediarlo.

Si usted mira a su perro y observa que se está empezando a parecer a un tonel, debe admitir la realidad: el animal está demasiado gordo. En Alemania padecen sobrepeso entre el 40 y el 50 por ciento de los animales domésticos. Igual que sucede con la especie humana, no se trata solo de un problema estético, sino de una cuestión de salud. Los kilos de más hacen la vida del animal más "pesada” en el más amplio sentido del término, aunque la razón principal del sobrepeso se deba principalmente a una rara expresión de amor.

Lea también:

Los perros usan más expresiones faciales, si se les presta atención

El alemán ama a los animales

"Dar de comer a los animales es una necesidad humana”, dice Kathrin Irgang, veterinaria y consejera de nutrición de perros, gatos y caballos. "Muchos dueños expresan así su cariño hacia el animal y no quieren darles menos de comer”. Los animales más viejos y los que están castrados, que tienen el metabolismo más lento, o aquellos que se mueven poco porque tienen problemas en las articulaciones, acaban engordando más de la cuenta. Además del amor mal entendido, la ignorancia juega también un importante papel en la alimentación de los cuadrúpedos. "En muchas casas, los recipientes de comida de las mascotas están siempre llenos. Así no puede saberse nunca cuánto ha comido el animal al final del día”, critica Irgang.

Típico de la sociedad del bienestar

"El sobrepeso animal es, al igual que sucede con los humanos, una enfermedad de la sociedad del bienestar y un problema cada vez mayor”, continúa la veterinaria. "Y las consecuencias son las mismas”, sentencia Irgang, que ha visto gatos tan gordos, que no alcanzaban a limpiarse ellos mismos como acostumbran, lo que da lugar a infecciones de la piel. Aumentan los casos de diabetes y los problemas coronarios y de circulación. Los animales más afectados por el sobrepeso y sus consecuencias son los perros, gatos y caballos. 

Ver el video 00:36

Pelota robótica para cuidar perros

Pero los dueños no quieren admitir su responsabilidad en los padecimientos de sus mascotas. "El primer reto consiste en hacer entender a estas personas que sus animales tienen un problema serio”, dice Irgang. "Intento convencerlos utilizando el Body Condition Score (BCS), el índice de condición corporal”. Con el BCS, cualquiera puede saber cuánta grasa se acumula en el cuerpo de los cuadrúpedos y valorar si un animal está demasiado gordo. Las costillas tendrían que poder palparse sin buscar demasiado. Si miramos al animal desde el costado, la línea que va desde el pecho hacia la cadera debería describir una trayectoria ascendente, sin colgar hacia abajo. Y, si lo miramos desde arriba, la silueta no debiera parecerse a un tonel, sino que la cintura debe quedar marcada.

Un plan realista

Irgang entrega tareas para hacer en casa a los dueños de animales. Para empezar, deben responder un cuestionario para saber con precisión qué cosas de comer se llevan a las fauces durante el día. "Lo mejor es olvidarse de las golosinas entre comidas”, dice Irgang. "Son auténticas bombas de calorías”.

Después, Irgang diseña un plan de ejercicios y alimentación. Pero es necesaria la colaboración de los dueños para llevarlo a cabo. De nada sirve tener unos objetivos ambiciosos si después de dos semanas se interrumpe el plan para lograrlos. "La dieta del animal debe ajustarse siempre al horario de los dueños”, explica Irgang. Así pues, el proceso debe estar muy individualizado. "Además, muchos animales tienen problemas adicionales, como alergias a algunos alimentos, que hay que tener en cuenta a la hora de diseñar su plan de alimentación”. Básicamente, funciona como en los humanos: ejercicio y alimentación sana ponen en forma a los cuadrúpedos. Por lo demás, se trata de una cuestión de aguante: "Para que funcione el plan, la dieta tiene que durar entre tres y seis meses”, concluye Irgang.

Autora: Julia Vergin (MS/ERS)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema