1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Martin Schulz, el hombre que puede retar a Merkel

La política exterior ha sido, durante mucho tiempo, el campo predilecto del presidente del Parlamento Europeo. ¿Será que está mirando hacia Berlín para ser ministro de Exteriores o… canciller?

Tras la elección de Donald Trump, Martin Schulz reaccionó como un verdadero diplomático. "Ambas partes deben, a partir de ahora, comenzar desde cero y darse una oportunidad”, dijo inesperadamente el presidente del Parlamento Europeo. "Trump merece el respeto de su alto cargo”, añadió el político socialdemócrata. Schulz, siempre un partidario de la claridad, había advertido sobre el magnate inmobiliario, como tantos otros, e incluso lo había calificado como un hombre irresponsable que se convertiría en un problema no solo para Europa, sino para el mundo entero. Pero eso fue antes de las elecciones.

¿Oficina a la medida?

Esporádicamente se ha mencionado el nombre de Schulz en Berlín como candidato a llegar al ministerio de Exteriores. Por ejemplo, cuando en Bruselas es calificado como experimentado y serio. O cuando la verde Franziska Brantner alude directamente a Schulz en el Parlamento como posible sucesor de Frank-Walter Steinmeier. Se trata de encontrar a alguien que sea capaz de "organizar una posición europea común”, especialmente en temas de derechos humanos y derecho internacional, dijo.

Armar alianzas, esa parece ser la mayor fortaleza de Martin Schulz. Y su colega Jo Leinen ya lo elogió en el diario Die Zeit: "Schulz sería un excelente representante de la política internacional alemana”. El presidente del SPD, Sigmar Gabriel, también podría también aprovechar esta movida en la campaña electoral y quitarse de encima a un potencial competidor. ¿Están las especulaciones a la orden del día solo porque se requiere un sucesor para Steinmeier y los socialdemócratas carecen de personalidades con perfil internacional?

Schulz con la primera ministra de Reino Unido, Theresa May.

Schulz con la primera ministra de Reino Unido, Theresa May.

¿Y quiere Schulz ir a Berlín?

"No está cocinado el pavo”, dijo el diputado socialdemócrata Knut Fleckenstein en Bruselas sobre este tema. El primer y mayor deseo de Martin Schulz es seguir como presidente del Parlamento Europeo (PE) en la capital belga. Y el político no ve problemas en las conversaciones entre los cristianodemócratas y socialdemócratas, pese a que en medio de este período electoral debería haber un cambio en la cúpula del Parlamento Europeo.

Lo que habla en contra de su calma es el hecho conocido de que tres dirigentes de los conservadores podrían liderar la institución europea. Y con ello podría instalarse un escenario potencialmente explosivo, pues muchas de las decisiones del PE son tomadas en una especie de coalición informal entre los dos mayores grupos (socialdemócratas y conservadores). Así pudo evitar Schulz, por ejemplo, que los populistas de derecha y eurófobos dividieran o paralizaran al Parlamento.

Solo Schulz podría poner en orden a la colorida tropa de los socialdemócratas y así garantizar también el funcionamiento democrático del Parlamento, dice Fleckenstein. Si, por el contrario, los conservadores asumen el control total, podrían olvidarse de una vez de la cooperación de los socialdemócratas. Quizás en un escenario así los parlamentarios alemanes de ambos bandos puedan seguir trabajando, pero eso no se replicaría en el resto de la UE. Por ello, "el Plan A es que Schulz siga en Bruselas”, asegura el parlamentario. Todo el resto sería fantasía periodística.

Martin Schulz con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Martin Schulz con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Política exterior, su tema

Se puede decir que Schulz ha llevado más lejos que cualquiera de sus antecesores el cargo de presidente del Parlamento Europeo e incluso se ha manifestado sobre asuntos que son extracomunitarios. Se preocupó por el retorno de Cuba a la comunidad internacional, exigió trabajo conjunto a Putin en la crisis de Siria y se comprometió con el acuerdo nuclear con Irán. También habló de un acuerdo sobre refugiados con Egipto y otros países africanos y conversó con Erdogan sobre el pacto entre la UE y Turquía.

Desde entonces también Schulz, así como otros europarlamentarios, ha criticado fuertemente la deriva antidemocrática que ha tomado Turquía. Hoy hay una mayoría que piensa que deben romperse las negociaciones para la adhesión de ese país a la UE, debido al rompimiento de las reglas de la democracia. La próxima semana el Parlamento debatirá y votará el tema. Pero en este asunto Schulz vuelve a expresarse sospechosamente diplomático: "La falta de diálogo nunca ha conducido a nada, sino que alimenta el riesgo a una escalada”, dijo el político socialdemócrata en una entrevista. No habría ganadores si se rompieran las negociaciones: "Al contrario, nos privaríamos de un medio importante para influir en el desarrollo de Turquía y, quizás, ayudar a cambiar las cosas para mejor”.

¿Habló entonces el presidente de Parlamento Europeo o el posible sucesor de Frank-Walter Steinmeier? Como mucho a fines de diciembre tendremos una respuesta y sabremos si Schulz será aliado de Merkel o si, por el contrario, decide postularse a la cancillería y enfrentar a la líder de la CDU.

Autora: Barbara Wesel (DZC/JOV)

DW recomienda