Martin Schulz: de 100 por ciento a cero | Alemania decide | DW | 09.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania decide

Martin Schulz: de 100 por ciento a cero

Aspiró a ser canciller, o al menos ministro de Asuntos Exteriores. Ahora, Martin Schulz se quedó con las manos vacías. Después de la presidencia del SPD, renuncia también a un cargo en el gobierno.

Al final, la resistencia fuera y dentro de su partido fue demasiado grande. Según encuestas recientes, tres de cada cuatro alemanes rechazaban la idea de Schulz como nuevo ministro de Exteriores. Y entre los miembros de su propio partido también le faltaba el apoyo: una mayoría estaba en contra. El debate alrededor de su persona amenazó con determinar la decisión de los miembros del SPD sobre una nueva edición de la gran coalición. Schulz se retira para no obstaculizar un nuevo gobierno de los partidos SPD, CDU y CSU. De la presidencia de su partido ya se había retirado el miércoles pasado. Andrea Nahles asumirá el control sobre el SPD.

Los últimos meses fueron un declive continuo para Martin Schulz. ¿Cuándo se precipitó la catástrofe? ¿En la noche de las elecciones generales, en la que el SPD se hundió con el peor resultado de la posguerra? ¿Cuando Martin Schulz proclamó con toda vehemencia que el SPD no entraría de nuevo en una coalición con la CDU y poco después cambió completamente de opinión? ¿Cuándo calificó de "excelentes" los resultados de las negociaciones con los partidos de la Unión, mientras sus socialdemócratas ya empezaban a criticar públicamente esos resultados? ¿O fue el momento cuando su supuesto amigo Sigmar Gabriel habló de tratos irreverentes e incumplimiento de promesas hechas? Últimamente, Schulz quiso reemplazar a Gabriel como ministro de Asuntos Exteriores.

Andrea Nahles, la nueva jefa designada del SPD, y Martin Schulz

Andrea Nahles, la nueva jefa designada del SPD, y Martin Schulz

De repente, Schulz se fue cuesta abajo

En retrospectiva, es difícil identificar el momento que convirtió a Martin Schulz en la sombra de sí mismo. Queda claro que con sus muchos giros perdió al final toda su credibilidad. Nada nos recuerda hoy al político que llegó desde Bruselas para sacar al SPD del valle de las lágrimas. A aquel político que aspiraba a remplazar a Merkel después de su carrera como presidente del Parlamento Europeo.

Después del resultado desastroso en las elecciones, el partido todavía seguía a Schulz. Su decisión de ir a la oposición fue apoyada por la gran mayoría del SPD. Demasiado obvia parecía la necesidad de renovarse. Pero luego fracasaron las negociaciones de coalición entre los partidos de la Unión Democristiana, los Verdes y los liberales del FDP. ¿Qué era entonces más importante? ¿El SPD y su deseo de renovarse o Alemania, que se había quedado sin gobierno?

En 2017, Schulz heredó retomó de Sigmar Gabriel la jefatura del SPD. Luego quiso su puesto como ministro de Exteriores. Eso le salió mal.

En 2017, Schulz heredó retomó de Sigmar Gabriel la jefatura del SPD. Luego quiso su puesto como ministro de Exteriores. Eso le salió mal.

Martin Schulz se decidió por el país, pero no al instante. Siguió insistiendo que el SPD no estaba disponible para una nueva edición de la gran coalición. Fue el presidente de Alemania y viejo colega socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, quien le hizo cambiar de opinión. A muchos en el partido les disgustó ese vuelco en 180 grados.

Sin embargo, el camino hacia la gran coalición no llegó a su fin con la conclusión de las negociaciones  entre los líderes de los partidos. Más de 460.000 miembros del SPD tienen ahora la ocasión de votar si aceptan o no el acuerdo y una nueva gran coalición con la Unión Cristianodemócrata. La cúpula del SPD tiene que convencer todavía a muchos miembros del partido. La nueva jefa, Andrea Nahles, tiene que convencer todavía a muchos escépticos.

¿Se mudará Schulz de nuevo a Bruselas? Al menos de momento, la incursión de Schulz en la política alemana, que comenzó con su nombramiento como candidato a la cancillería del SPD el 29 de enero de 2017, llegó a su fin.

Autores: Sabine Kinkartz, Nina Werkhäuser, Peter Hille (GG)

DW recomienda