Marcoule: ¿hay peligro nuclear? | Europa | DW | 12.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Marcoule: ¿hay peligro nuclear?

Un horno del complejo nuclear de Marcoule explotó el lunes, suscitando de nuevo la controversia sobre la seguridad de las centrales nucleares, justo un día después de que se cumplieran seis meses de Fukushima.

Complejo nuclear de Marcoule, Francia

Complejo nuclear de Marcoule, Francia

A las 16.00 horas el Consejo de Seguridad Nuclear de Francia (ASN) daba por concluido el incidente en un comunicado oficial, en el que se indicaba que no se había detectado contaminación radiactiva en el valle del Ródano, donde se encuentra el complejo nuclear de Marcoule. La Comisión de Investigación e Información Nuclear, un organismo independiente, confirmó este extremo. No fue necesario activar, por tanto, el protocolo de seguridad para la población. La única muerte se produjo debido a la explosión, no por causas radiactivas. De los cuatro heridos, tres leves se encuentran bajo observación, mientras que el cuarto fue evacuado de urgencia al Hospital de Montpellier.

Explosión en un horno

Marcoule se encuentra a unos 30 kilómetros de Aviñón, en Francia

Marcoule se encuentra a unos 30 kilómetros de Aviñón, en Francia

La explosión tuvo lugar hacia las 12 del mediodía, hora local,  en un horno de fusión de metales de CENTRACO, centro que desde 1999 trata y acondiciona residuos de baja intensidad radiactiva, es decir, objetos que estuvieron expuestos a radiaciones, como los que se utilizan en plantas nucleares, y materiales de uso habitual en la vida cotidiana, como material médico de radiodiagnóstico. El Consejo de Seguridad Nuclear de Francia afirmó en su comunicado que está en contacto permanente tanto con SOCODEI, la empresa que explota CENTRACO, como con la prefectura de Gard, departamento en el que se encuentra el complejo nuclear de Marcoule, a unos 30 kilómetros al norte de Aviñón. Las causas de la explosión del horno incinerador están aún por determinar. Fuentes del Gobierno francés consultadas por el diario Le Monde, apuntaron a  un “error humano”, como la posibilidad más factible, aunque podría tratarse también, según las mismas fuentes, de un escape de agua tras entrar en contacto con el metal en el punto de fusión, o quizá de la reacción provocada por algún material de desecho contenido en el metal. 

¿Peligro de contaminación radiactiva?

El accidente hizo saltar las alarmas en toda Europa, precisamente un día después de que se cumplieran seis meses desde el desastre de Fukushima, que generó un intenso debate sobre la seguridad de las centrales nucleares. Aunque en los primeros momentos de confusión se llegó a hablar de riesgo de fuga radiactiva en Marcoule, finalmente el Consejo de Seguridad Nuclear descartó esa posibilidad en su comunicado, explicando que CENTRACO solo trabaja con materiales de baja actividad, que, por tanto, no tienen la capacidad letal de otros con alto potencial radiactivo. Sin embargo, para el experto en temas nucleares Alain Corréa, de la organización ecologista “Sortir du nucléar",  citado por el corresponsal en Francia de la ADR, “es imposible que se produzca una explosión de tal calibre con materiales inocuos. Tiene que haber radioactividad, que debe de estar en estos momentos en el edificio”.

Francia, país dependiente de la energía nuclear

Francia es el país con mayor cantidad de reactores nucleares en relación con su número de habitantes. Francia cuenta con 19 centrales y  58 reactores, que cubren el 86 % de las necesidades energéticas del país. Además, es uno de los principales exportadores de energía atómica. Excepto el principal partido ecologista, que plantea seriamente en sus programas electorales la necesidad de prescindir de la energía nuclear, el debate político sobre las centrales nucleares se centra más bien en la antigüedad de las mismas, el refuerzo de la seguridad y la investigación y desarrollo de una tercera generación de centrales nucleares, que producirán aún más electricidad.

Autora: María Santacecilia
Editor: Pablo Kummetz