Manuel Noriega regresa a Panamá | América Latina | DW | 11.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Manuel Noriega regresa a Panamá

Tras más de 20 años en prisiones extranjeras, el ex dictador panameño Manuel Noriega vuela este 11 de diciembre a Panamá extraditado por Francia.

A police car, right, believed to be carrying former Panamanian military strongman Manuel Noriega arrives at Orly airport, south of Paris, after leaving La Sante Prison Sunday, Dec. 11, 2011. Noriega left France Sunday for further punishment in his homeland after more than 20 years in U.S. and French jails for drug trafficking and money laundering. (Foto:Thibault Camus/AP/dapd)

Policía francesa conduce a Noriega a aeropuerto París Orly desde donde salió rumbo a Panamá.

El ex dictador panameño Manuel Noriega, quien arriba este domingo a su país procedente de Francia en cumplimiento de un proceso de extradición, ingresará como reo común en la cárcel "El Renacer", en la capital panameña, confirmaron las autoridades del país centroamericano.

La radio francesa informó que Noriega partió del aeropuerto París Orly en un avión de la compañía aérea española Iberia, que hace escala en Madrid antes de aterrizar en Panamá.

A petición de Panamá, el tribunal de apelaciones de París, aprobó a fines de noviembre la entrega de Noriega a las autoridades judiciales de su país. El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, dijo entonces que Noriega ingresaría de inmediato en prisión a su llegada. El general, dijo Martinelli, ha expiado gran parte de su culpa, pero todavía hay muchas personas que no le quieren perdonar.

Noriega, de 77 años de edad, fue derrocado por la invasión militar de Estados Unidos, iniciada el 20 de diciembre de 1989, y fue catalogado por Washington como "prisionero de guerra". Sin embargo, el gobierno panameño no acepta esa definición y, por el contrario, desconoce su rango de general.

"Noriega ya no es general", dijo el canciller panameño Roberto Henríquez, en alusión a un decreto de degradación emitido durante el gobierno del ex presidente Guillermo Endara, quien en 1989 fue juramentado en una base estadounidense contigua al Canal de Panamá.

Lavado de dinero en Francia

El ex hombre fuerte panameño pasó 21 años en cárceles de Estados Unidos por tráfico de drogas y en 2010 fue extraditado a Francia para cumplir una sentencia de siete años de prisión por "lavado de dinero".

Los jueces consideran probado que el ex dictador, conocido también como "cara de piña" por las cicatrices que dejó en su rostro la viruela, invirtió en los años 80 en costosos inmuebles en Francia con el dinero del narcotráfico.

Su sentencia de siete años que fue reducida ante los recursos interpuestos por sus abogados, a causa de su mala salud. Noriega, aquejado por un ataque de apoplejía, siempre defendió en el juicio su inocencia.

Noriega llegará a Panamá vestido de civil. Las Fuerzas de Defensa que comandó fueron desmanteladas por la invasión estadounidense. El cuerpo armado fue sustituido entonces por una fuerza pública con funciones policiales.

Muchos delitos por penar

El ex jefe militar enfrenta condenas pendientes por homicidio (de Hugo Spadafora, en 1985, y del mayor Moisés Giroldi y "la masacre de Albrook", en 1989, donde fueron fusilados nueve oficiales rebeldes). Además, le esperan otros procesos judiciales.

Un Comité Ejecutivo del Movimiento de la Cruzada Civilista adjudicó a Noriega las muertes de Heliodoro Portugal, el sacerdote colombiano Héctor Gallegos, la estudiante Rita Wald y varios opositores al régimen militar.

El general retirado Rubén Darío Paredes, ex compañero de armas de Noriega, dijo que el ex dictador debe ir directamente a un recinto penitenciario donde sean garantizados los derechos humanos. Estimó que el ex hombre fuerte no califica para cumplir la condena en su domicilio, debido a los delitos de lesa humanidad cometidos.

En Panamá Noriega fue juzgado en los años 90 en ausencia por el asesinato de opositores y condenado a largas penas de cárcel.

Fuente: AFP/DPA

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda