Maduro proclamado presidente en medio de protestas opositoras | América Latina | DW | 16.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Maduro proclamado presidente en medio de protestas opositoras

El CNE proclamó a Nicolás Maduro como presidente electo, pero la jornada estuvo marcada por fuertes choques entre manifestantes opositores y fuerzas de seguridad.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, entregó este lunes a Nicolás Maduro el certificado que lo acredita como presidente electo de Venezuela. Pero la oposición insistió en denunciar irregularidades y dijo que desconocerá los resultados de las elecciones en tanto no se concrete el recuento de todos los votos de la cerrada elección del domingo. Además, el líder opositor Henrique Capriles Radonski convocó a un cacerolazo que culminó con choques entre miles de opositores y las fuerzas de seguridad en Caracas.

Capriles convocó a un cacerolazo que culminó con choques entre opositores y fuerzas de seguridad.

Capriles convocó a un cacerolazo que culminó con choques entre opositores y fuerzas de seguridad.

Maduro, quien sustituye en el poder al fallecido mandatario Hugo Chávez y espera juramentarse el próximo viernes para el mandato 2013-2019, ganó la elección con el 50,66 por ciento de los votos (7.505.338) frente al 49,07 por ciento de Capriles (7.270.403), una diferencia de 1,68 puntos porcentuales. Con una brecha bastante menor que los casi 11 puntos de ventaja que obtuvo el fallecido Hugo Chávez el pasado 7 octubre sobre Capriles, la victoria de Maduro fue la más ajustada en casi medio siglo para una elección presidencial y se definió por menos de 275.000 votos.

Durante la proclamación, Maduro y Lucena, la presidenta del CNE, fustigaron varias declaraciones hechas desde el exterior. La Organización de Estados Americanos (OEA) había ofrecido antes a Venezuela un equipo de especialistas electorales, exhortando a los dos bandos al diálogo. Mientras la Casa Blanca, que casi no mantiene relaciones con el Gobierno venezolano, dijo que una auditoría de los resultados sería un paso necesario. Y el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, pidió "diálogo" frente a la "polarización muy fuerte" que quedó evidenciada en estas elecciones.

Protestas y acusaciones

La proclamación de Maduro se realizó en medio de fuertes protestas opositoras en Caracas, incluso en zonas cercanas a la casa del gobierno. En las calles de la capital venezolana se desplegaron fuerzas antimotines y tanquetas en edificios y vías claves. Manifestantes opositores chocaron con la policía en varios puntos de la ciudad y hubo disparos de balas de goma, gases lacrimógenos y ataques con piedras y palos, según testigos de la agencia de noticias Reuters. Las protestas se extendieron a otras ciudades. Y Capriles convocó a los venezolanos a marchar este martes ante las sedes regionales del CNE en todo el país para pedir que se abran las urnas y se cuente voto por voto.

En varios puntos de la ciudad y hubo disparos de balas de goma, gases lacrimógenos y ataques con piedras y palos.

En varios puntos de la ciudad y hubo disparos de balas de goma, gases lacrimógenos y ataques con piedras y palos.

Maduro, por su parte, acusó a la oposición de estar preparando un golpe de Estado a su gobierno, señaló que el chavismo es "mayoría" y afirmó que su gobierno sabe el "papel" que ha jugado la embajada de Estados Unidos en el "saboteo" al país, incluyendo los desperfectos que ha presentado el sistema eléctrico. Horas después, en una rueda de prensa, Maduro admitió que esperaba que su ventaja en los comicios fuera mayor, pero destacó que "tenemos una auditoría de 54 por ciento de los votos. El sistema electoral nuestro es impecable. Fue el mismo sistema electoral con el que fue electo el candidato opositor como gobernador (del estado central de Miranda) dos veces".

Los ánimos prometen caldearse cada vez más porque el lunes por la noche Maduro también llamó a sus huestes a salir a las calles en un "combate en paz" durante toda la semana. Además, para el viernes, cuando está planeado que asuma formalmente el cargo, convocó a todos sus seguidores a Caracas. Mientras el presidente hacía su exhortación opositores batían cacerolas en partes de la ciudad como pidió Capriles para hacer sonoro el descontento. Maduro dijo que responsabilizará a Capriles si algún venezolano muere o resulta herido durante las marchas de la semana y denunció que grupos opositores asediaban varias casas del partido de gobierno y la sede del canal estatal VTV.

rml/er (dpa, reuters)

DW recomienda