1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Maduro pide juicio contra empresario

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió a la Justicia que procese al empresario Lorenzo Mendoza por “hablar en nombre de la patria” con el FMI sobre posibles préstamos para un hipotético Gobierno por venir.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Este domingo (18.10.2015), el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió a la Justicia que procese a Lorenzo Mendoza, dueño de Polar, la mayor empresa privada de alimentos en ese país, alegando que éste había admitido una negociación ilícita con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Es delito lo que él hizo y está haciendo: hablar en nombre de la patria. Es un delito grave contemplado en el ordenamiento jurídico y debe ser procesado, tiene que ser procesado”, dijo el mandatario.

“Espero que los órganos de justicia reaccionen porque, ¿qué es eso de que está hablando con el FMI?”, agregó Maduro. Por su parte, Mendoza publicó un comunicado el pasado viernes (16.10.2015) en el que denunciaba la ilegalidad flagrante en que incurrió el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, al difundir en su programa de televisión una conversación privada entre el empresario y el economista Ricardo Hausmann, director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard.

En la grabación ilegal de la conversación telefónica –hecha pública por Cabello sin explicar cómo la había obtenido– se escucha a Mendoza y a Hausmann comentar el diálogo que el último sostuvo con autoridades del FMI sobre hipotéticos escenarios futuros como el advenimiento de un Gobierno no chavista en Venezuela, un posible préstamo de entre 40.000 y 50.000 millones de dólares para el Ejecutivo que suceda al de Maduro y la implementación de ajustes económicos para obtener esos créditos del FMI.

“En relación con la grabación ilegal y la difusión por televisión de una conversación telefónica privada que sostuve con el economista Ricardo Hausmann (...), rechazo contundentemente los intentos de manipular a la opinión pública con la clara intención de querer utilizarme en la política venezolana”, escribió Mendoza en su comunicado. Mendoza, acusado de participar en una “guerra económica” para desestabilizar al Gobierno de Maduro, dijo que regularmente conversa “con economistas de distintas tendencias”.

Mendoza defendió su derecho a recabar opiniones “sobre la situación económica del país e intercambiar planteamientos que aporten soluciones”. Hausmann, quien fue ministro de Planificación del presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez en 1992 y 1993, ha sido señalado anteriormente por el estamento chavista de aprovechar desde Estados Unidos las plataformas donde sus análisis son respetados para desprestigiar al Gobierno de Caracas. Maduro lo describió este 18 de octubre como “agente de los factores de poder de Estados Unidos” y “sicario financiero”.

Según Maduro, Mendoza reconoció en su conversación telefónica con Hausmann que “se le está haciendo una guerra económica al país para quebrarlo, para destruir al país y luego entregárselo al FMI”. En Venezuela gobierna “el pueblo, los trabajadores, una generación de revolucionarios pendiente de proteger el empleo, el ingreso y derrotar radicalmente la guerra económica y mira lo que dijo el pelucón mayor; vendiéndole el país al FMI. El pelucón cree que tiene un poder que no tiene”, agregó el jefe de Estado.

ERC ( EFE / El Nacional )