Maduro anuncia ″ofensiva″ ante la “Toma de Caracas” | América Latina | DW | 26.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Maduro anuncia "ofensiva" ante la “Toma de Caracas”

Por su parte, la oposición sostiene que la manifestación del próximo 1 de septiembre para reclamar que el CNE fije una fecha para la recolección de firmas para el referéndum será pacífica.

Venezuela enfrenta un nuevo foco de tensión tras la convocatoria de la oposición a la "toma de Caracas", una nueva manifestación a favor del referéndum contra el presidente Nicolás Maduro, mientras el Gobierno aseguró el jueves (25.08.2016) que responderá con una "ofensiva". El oficialismo acusó a la oposición de querer generar actos violentos y desplegó tropas de la Guardia Nacional, es decir, policía militarizada, en los alrededores de la sede del Consejo Nacional Electoral, en el centro de Caracas, a donde anteriores manifestaciones no han podido llegar por el cordón de seguridad.

La oposición sostiene que la manifestación del próximo 1 de septiembre para reclamar que el CNE fije una fecha para la recolección de firmas para el referéndum será pacífica. Para que la consulta pueda activarse, se necesita el 20 por ciento del padrón electoral, o casi cuatro millones de firmas. El CNE ha guardado silencio frente a los reclamos de la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática y en julio señaló que la recolección de firmas "podría" realizarse a fines de octubre, lo que generó dudas sobre la posibilidad de que la consulta se realice este año.

Manifestaciones y marcha de indígenas

Maduro dijo la noche del jueves que, frente a las amenazas de la derecha, "vale la pena hacer todo el sacrificio por defender la paz de nuestra patria". "El pueblo quiere paz, tranquilidad, trabajo, revolución y debe defender su derecho en la calle tomando todos los espacios en la avenida, en el liceo, universidad, fábrica", señaló, y anunció que el 1 de septiembre arrancará una "ofensiva" con movilizaciones populares, que se prolongará hasta el 31 de diciembre. La respuesta del oficialismo comenzará ya el sábado con una marcha en Caracas de sectores populares a favor del Gobierno.

El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, dijo hoy que las tribulaciones que está pasando el pueblo por la escasez de alimentos y medicinas motivarán a los ciudadanos a movilizarse masiva y pacíficamente el 1 de septiembre. "Maduro es el emblema de un modelo económico que fracasó de manera estrepitosa. En un país que era una tacita de oro, el régimen quebró hasta el hipódromo", dijo en su programa de radio. "Nuestra responsabilidad no es oponernos al régimen, sino liderar un proceso de reconstrucción que sea inclusivo y solidario", agregó. Torrealba dijo que la "toma de Caracas" ya comenzó con manifestaciones diarias de estudiantes en la capital y con el inicio este miércoles de una marcha desde la región sureña de Amazonas, en la que participan etnias indígenas, encabezadas por su gobernador regional, Liborio Guarulla, y que recorrerá más de 600 kilómetros.

Acelerar celebración de referéndum

Al cruzar hoy en embarcaciones de Amazonas hasta la región de Apure, dirigentes opositores denunciaron que agentes de la policía impidieron el paso a la marcha, en un intento por frenar la movilización. Torrealba dijo que la manifestación tendrá siete lugares de concentración y que el punto de llegada para la reunión se anunciará el 30 de agosto, a fin de mantener la expectativa. El líder opositor Henrique Capriles, el principal impulsor del referéndum, señaló que la "toma de Caracas" será una jornada "mundial" en defensa de la Constitución y de un mecanismo pacífico y electoral. "Todos los venezolanos unidos defenderemos nuestra Constitución y el derecho a referéndum revocatorio", resaltó.

La oposición espera lograr su objetivo de llegar al CNE, a pesar de que marchas anteriores a favor del referéndum han sido contenidas por los cordones militares y policiales, que ensayaron el bloque de todos los accesos a la ciudad. La MUD cree que el referéndum todavía se puede hacer en 2016, ya que ello abriría paso a una nueva elección presidencial si la consulta es antes del 10 de enero de 2017 y Maduro es derrotado. La rectora electoral Socorro Hernández advirtió que la oposición no logrará con la marcha del 1 de septiembre presionar al organismo para acelerar el referéndum. "Nosotros sencillamente no podemos estarnos moviendo porque este quiere esto y aquel quiere lo otro, gracias a Dios tenemos una norma y de ahí no nos vamos a salir, porque salirnos de eso sería abonar un camino no deseado", señaló. La oposición solicitó el referéndum al confirmar en junio casi 400.000 firmas de electores, que superaron la exigencia mínima de 195.721 firmas, o uno por ciento del padrón electoral.

MS (dpa/efe)

DW recomienda