1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Macron presenta su visión para Francia

Aunque se le describe como el candidato “centrista” a la presidencia de Francia, Emmanuel Macron ha presentado un programa de Gobierno “radical”. El político había sido criticado por hacer campaña sin planes concretos.

Ver el video 02:27

Macron promete un nuevo comienzo

El candidato socioliberal a la presidencia de Francia, Emmanuel Macron, presentó su plan de Gobierno este jueves (2.3.2017). El hecho de que la suya terminara siendo una rueda de prensa multitudinaria extrañó a pocos, no solamente porque se le percibe como el aspirante con mayores probabilidades de ganar la segunda vuelta electoral del 7 de mayo, sino también porque su tardanza en orear un programa concreto ya había sido criticado. Ahora que todos conocen sus propuestas, no falta quien las desestime, describiéndolas como una continuación de la poco popular gestión de François Hollande.

Macron, por su parte, sostiene que su proyecto de "transformación radical” para Francia es superior a las agendas "conservadoras” de François Fillon y la ultraderechista Marine Le Pen, quien sigue liderando las encuestas de cara a la primera vuelta electoral del 23 de abril. Macron, exministro de Economía del presidente Hollande, desveló por fin todas sus cartas, defendiendo, por un lado, su talante pragmático y esmerándose, por otra parte, en librarse de la imagen elitista que sigue teniendo: muchos lo ven todavía como un emisario del poder financiero.

La reconstrucción de una imagen

"Nací en una ciudad de provincias francesa (Amiens); fui funcionario más tiempo que el que fui banquero. Digo con mucho orgullo que soy el candidato de las clases medias y populares”, declaró Macron. Sus seis compromisos, articulados en torno a la educación y la cultura, el trabajo, la modernización de la economía, el refuerzo de la seguridad, la renovación democrática y la defensa de los intereses del país a escala internacional, conforman el eje de un proyecto del que dijo que rendirá cuentas cada año en caso de ganar. Macron propuso para el próximo lustro un plan de inversión de 50.000 millones de euros.

Esos recursos también deberán impulsar la revolución digital, la modernización de los servicios públicos, la renovación urbana y la "transición ecológica”, ámbito para el que se destinará en exclusiva 15.000 millones. Al mismo tiempo, Macron se ha pautado un ahorro neto de 60.000 millones para reducir el gasto público en tres puntos del PIB en el próximo quinquenio. El político de 39 años, que aceptó la alianza con el centrista François Bayrou, señaló que su intención es conseguir una unión "amplia” en torno a su proyecto, y dio la bienvenida a todos quienes se reconozcan como progresistas.

Una campaña electoral de alta tensión

La presentación del programa de Macron llega en un momento "delicado” de la campaña presidencial, en el que tanto Fillon como Le Pen han "decidido atacar deliberadamente el Estado de derecho” y criticar los procesos judiciales de los que son objeto bajo el cargo de generar empleos ficticios. Los dos van a mantener sus candidaturas en caso de ser imputados, pero la polémica le ha hecho perder popularidad y alianzas al primero. Aprovechando la coyuntura, Macron ha propuesto una ley de "moralización de la vida pública” que incluiría la prohibición de que los funcionarios públicos contraten a familiares.

A nivel europeo, Macron abogó por "una verdadera política de impulso”, aunque reconoció que la Europa de dos velocidades "es una realidad y hay que asumirla”, y señaló su intención de no "dar lecciones morales a Alemania” en el refuerzo del eje franco-alemán. Macron planteó también un "diálogo exigente” con Rusia, Irán y Turquía, vistos como socios "indispensables para construir la paz en Oriente Medio”, y otro sincero y constructivo con Estados Unidos, que prolongue el vínculo "histórico” entre los dos países. El joven candidato también dio a conocer sus planes para el ámbito social.

Macron habló de publicar los nombres de las empresas que no respeten la paridad de género y de garantizar que el 50 por ciento de la comida servida en colegios y comedores de empresa llegue a tener procedencia biológica; prometió no tocar la edad de jubilación, reclutar a 10.000 nuevos policías y gendarmes adicionales, aplicar de forma estricta el laicismo, luchar contra los acuerdos fiscales entre Estados y multinacionales, e implementar una política de "tolerancia cero” hacia los excesos de las fuerzas del orden. Acompañado por su esposa, Brigitte Trogneux, el candidato aprovechó la ocasión para cargar igualmente contra el proyecto del socialista Benoît Hamon, al que calificó de "derrotista”.

ERC ( EFE / dpa )

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema