1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

México y Nafta: "Estamos en una fase de incertidumbre"

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y su declarada política proteccionista obliga a México a buscar la diversificación de mercados para reducir su dependencia comercial con respecto al vecino del norte.

Analistas europeos se muestran convencidos de que las relaciones entre México y su vecino del norte seguirán siendo fuertes pese al discurso beligerante de Washington hacia México. La administración Trump amenazó hace unos días (26.04.2017) con poner fin al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (Nafta), lo que provocó una caída libre del peso mexicano y el dólar canadiense. Trump accedió a negociar, pero siempre con la amenaza de que pondrá fin al tratado de no encontrar un acuerdo justo para su país.

 

Más información:

-“La presencia de México en Hannover 2018 es estratégica“

-La economía de México se recupera pese a Trump

 

"La industria mexicana va a adaptarse a posibles nuevas reglas del juego, y seguirá siendo una industria muy cercana a Estados Unidos", advierte Christoph G. Schmitt, gerente general de la asociación empresarial para Latinoamérica LAV, con sede en Hamburgo. El experto recuerda que se esperaba ya esta negociación y destaca que las relaciones entre ambos países seguirán siendo fuertes pese a Trump.

México destina un 80 por ciento de sus exportaciones al vecino del norte y después de 23 años de vigencia del Nafta, se ha convertido en su segundo socio comercial. El volumen de intercambio comercial se multiplicó por diez en veinte años y hoy en día alcanza unos 500.000 millones de dólares. México tiene un superávit comercial de 60.000 millones de dólares, la principal queja de Trump, que considera que el tratado ha destruido empleos en su país.

"Estamos hablando de una integración transfronteriza que ha llegado a tales niveles que causar cualquier daño o complicación en el trabajo diario de las empresas afectaría también a los Estados Unidos", advierte por su parte Johannes Hauser, director  general de la Cámara mexicano alemana de industria y comercio (Camexa).

Johannes Hauser, director de CAMEXA

Johannes Hauser, director de CAMEXA

Europeos, aliados de México

Para las empresas alemanas que producen en México, sobre todo la industria automotriz que exporta hacia Estados Unidos, no son tiempos fáciles. "Estamos en una fase de cierta incertidumbre, no cabe duda. Las empresas lo sienten así, pero siguen con sus inversiones y están condenados a esperar y a guardar una paciencia estratégica y no reaccionar de manera precipitada a algún tuit o una declaración sin fondo", subraya Hauser.

México será el país socio de la Feria industrial de Hannover 2018, una oportunidad para que el país busque diversificar mercados y productos. "Ya existe un Tratado de Libre Comercio entre la UE y México que se está modernizando. Yo creo que lo importante para México es ver posibilidades de producir manufactura industrial que se vende en los mercados europeos", destaca, por su parte, Christoph Schmitt.

El experto asegura que es un proceso que toma años, y además debiera estar acompañado de un mayor fomento a la investigación y la cooperación internacional en sectores que vayan más allá de la industria automotriz, actualmente el sector impulsor de la industrialización en el país.

Por su parte, Hauser subraya que la industria automotriz es y seguirá siendo la columna vertebral de al actividad de las empresas alemanas con producción en México. "Según nuestras previsiones las inversiones y la producción continuarán. Las inversiones de BMW y Mercedes están llevandose a cabo ahora y tienen un efecto catalizador en los proveedores, algo que no se ha frenado para nada, ni en estos meses de incertidumbre".

Christoph Schmitt, director general de la Asociación Empresarial para Latinoamérica LAV.

Christoph Schmitt, director general de la Asociación Empresarial para Latinoamérica LAV.

Feria industrial de Hannover

México es el primer país latinoamericano en ocupar el centro de atención de la feria industrial en su edición de 2018, cuando será país socio. El país es la segunda economía de América Latina, después de Brasil, con un PIB que alcanzó los 1.043 billones de dólares en 2016.

"Estoy seguro de que México tocará fuerte los tambores de esta feria, incluso para atraer nuevas empresas para que se instalen en su territorio", destaca Andreas Gruchow, miembro del Comité Directivo de la Feria de Hannover, que abrió una sucursal en México hace un año. 

"Las expectativas, son grandes. En el marco de los análisis de crecimiento de mercados a nivel mundial, el país nos convenció de manera absoluta", afirma.

DW recomienda