1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Más empleos, poca paga

Últimamente, los informes sobre el mercado laboral alemán parecieran deparar solo noticias buenas, por ejemplo, la menor tasa de desempleo en 24 años. Pero, ¿cuál es la situación de la calidad del trabajo?

En octubre, 2,65 millones de personas estaban registradas oficialmente como desempleadas, siendo esta la menor tasa de desempleo en Alemania desde 1991. Alentadas por estas cifras, algunas personas incluso creen que el pleno empleo está al alcance de la mano.

La otra cara de la moneda: uno de cada cinco empleados (20,6 por ciento) gana muy poco. Esta cifra data del año 2010. La Oficina Federal de Estadística de Alemania afirma que no dispone de cifras actuales.

Menos desempleados, más salarios bajos

El sociólogo Christoph Köhler, que investiga la estructura y dinámica del mercado laboral en la Universidad de Jena, explica que mientras el desempleo ha disminuido en Alemania, ha crecido el sector de salarios bajos. “El desempleo se transformó en gran parte en trabajos mal pagados”, dice Köhler.

El sociólogo Christoph Köhler

El sociólogo Christoph Köhler

Otra señal de la creciente inseguridad en el mercado laboral es la tendencia regresiva en los convenios colectivos, que se registra desde hace años en Alemania. Hoy día, más de la mitad (52 por ciento) de los empleados en el este del país y un 40 por ciento de los empleados en el oeste trabajan sin el amparo de un convenio colectivo. Estos contratos regulan los horarios de trabajo, el salario y otras condiciones laborales, y son negociados entre sindicatos y empleadores, ya sea para todo un sector o para una empresa.

Dos empleos para sobrevivir

Asimismo, en los últimos años ha aumentado considerablemente el número de personas que necesitan dos empleos para sobrevivir – un 13 por ciento entre 2011 y 2014. Como consecuencia, más de dos millones de personas, un cinco por ciento de todos los empleados activos, tienen dos trabajos.

Según Köhler, esto se debe sobre todo a los empleos precarios. En Alemania, se denomina trabajadores precarios a aquellos que ganan menos de 450 euros al mes. “Como esto no alcanza para vivir, las personas buscan un segundo empleo”, señala el sociólogo.

La cualificación de los refugiados

La formación y cualificación son cada vez más importantes a la hora de buscar un empleo en Alemania y en otros países altamente industrializados. Puesto que las máquinas asumen cada vez más las tareas simples y rutinarias, disminuye el número de empleos para las personas de baja cualificación. De cara al creciente número de refugiados, en el futuro la situación en este segmento del mercado laboral probablemente se agravará. “Si no se emprenden enormes esfuerzos en el ámbito educativo, temo que la mayor parte de los refugiados tendrá que trabajar en el sector de salarios bajos y de empleos de baja cualificación”, dice Christoph Köhler.

¿Igualdad?

Tampoco hay mucho que celebrar en cuanto a la igualdad de género. En 2014, el porcentaje de mujeres en el mercado laboral fue de un 47 por ciento, frente a un 42 por ciento en el año de 1994. Además, tan solo una de cada tres mujeres ocupa un puesto de liderazgo (29 por ciento). Alrededor de dos tercios de las empleadas son secretarias, comerciantes y vendedoras.

En promedio, las mujeres alemanas ganaron el año pasado un 22 por ciento menos por hora que sus colegas masculinos. Al respecto, la Oficina Federal de Estadística señala que el Gobierno alemán no ha alcanzado la meta de reducir la brecha de ingresos en un 15 por ciento hasta 2010.

DW recomienda