1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Más alimentos y menos desechos

Un tercio del alimento que producimos en el mundo nunca llegará a nuestros platos. Estamos hablando de la llamada pérdida poscosecha. Supone un enorme derroche de recursos que podrían ayudar a eliminar el hambre.

¿Cuántos alimentos de la cosecha terminan realmente en el plato? Cuando se trata de alimentar al mundo, normalmente se suele incrementar la producción de comida, pero se pasa por alto un factor vital: la pérdida poscosecha. Una iniciativa de 116 millones de euros puesta este año en marcha por la Fundación Rockefeller en África pretende combatir el problema.

“En África nos enfrentamos a muchos retos agrarios con respecto a la seguridad alimentaria”, dijo a DW Mamadou Biteye, director de la Fundación Rockefeller para África. “Hay una percepción general de que África está encarando un bache productivo, pero la realidad es que el continente puede alimentarse a sí mismo y produce el 100% de lo que necesita, pero el 60% de la producción se pierde”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura concluyó en un estudio de 2011 que se pierde un tercio de los alimentos producidos en todo el mundo para consumo humano, es decir, 1.300 millones de toneladas al año.

Derroche de recursos

Mientras que en los países desarrollados el peor problema asociado a las pérdidas tras la cosecha es la comida que se desecha, pero podría consumirse, en los países pobres radica en el proceso de producción. La situación es particularmente negativa si se trata de fruta y verdura. En África, la mitad nunca llega al mercado. En general, el 40% de los alimentos básicos se echará a perder.


La razón es el almacenamiento inadecuado, pero también los alimentos pueden contaminarse o echarse a perder durante el procesamiento o transporte. Los factores, como la humedad, la temperatura y las plagas juegan un papel importante. Otro problema relevante es también el coste. Las empresas pueden permitirse desarrollar formas innovadoras para deshidratar los alimentos o almacenarlos en contenedores herméticos; los pequeños granjeros, sin embargo, “no disponen de los medios económicos para ello”, dice Prasanta Kalita, directora del Instituto ADM para la Prevención de la Pérdida Poscosecha de la Universidad de Illinois.

Reducir las pérdidas tras las cosechas sería crucial para las regiones pobres.

Reducir las pérdidas tras las cosechas sería crucial para las regiones pobres.

Más que la seguridad alimentaria

Además hay que añadir que, en promedio, los pequeños productores en los países en vías de desarrollo pierden más del 15% de sus ingresos debido a la pérdida poscosecha. Esto afecta a la asombrosa cantidad de 500 millones de granjeros. Para muchos de ellos, el 15% de sus ingresos puede significar la diferencia entre sustentar a sus familias o pasar hambre.

Otro aspecto es el impacto que supone para el medio ambiente. “Alrededor del 25% del agua dulce mundial y una quinta parte de la tierra cultivable global se usan para productos que no se consumirán”, dice Biteye. “Tanto el agua como la tierra para el cultivo escasean en muchas partes del mundo y si utilizamos más de ambas cosas para alimentar a la creciente población, significa con frecuencia la destrucción de ecosistemas y biodiversidad en esos lugares.”


Se invierte sobre todo en productividad

La reducción de la pérdida poscosecha proporcionaría muchos beneficios. Parece más que sorprendente que no haya tenido lugar un avance exitoso para solucionar el problema. En parte se debe a que se ha puesto más atención en otros aspectos: “La mayoría de las inversiones en agricultura van dirigidas a mejorar la productividad”, dice Biteye. “Menos del 5% se invierte en evitar pérdidas de poscosecha”.

Biyete también hace hincapié en la importancia de la educación: “La gente necesita saber que se pueden reducir y prevenir las pérdidas tras la cosecha. Cuando la gente vea los resultados positivos, entonces también participará”.


DW recomienda