1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Lufthansa: “El copiloto era 100 por cien apto para volar”

Carsten Spohr, presidente de Lufthansa, defendió los estándares de seguridad de la aerolínea y aseguró que los pilotos de Lufthansa son sometidos a los mismos exámenes que los de Germanwings, su filial de bajo coste.

El presidente de la aerolínea Lufthansa, Carsten Spohr, defendió hoy (26.03.2015) los controles y exámenes de selección de sus pilotos y aseguró que el copiloto era "100 por cien apto para volar. Sin peros ni matices". "Tenemos plena confianza en nuestros pilotos. Son y siguen siendo los mejores del mundo... Para mí esto que ha pasado es un trágico caso especial", explicó, al mismo tiempo que aseguró que eligen a sus pilotos de manera muy "cuidadosa".

"Da igual lo elevados que sean los niveles de seguridad -y los de Lufthansa son realmente altos- no se pueden descartar este tipo de sucesos aislados", reconoció. "Siempre prevalece la regla de que la seguridad es lo primero". Los candidatos pasan exámenes tanto cognitivos como de aptitud. "Además, una vez por año se realizan análisis, pero después de la formación no se vuelven a realizar exámenes psicológicos", explicó. Asimismo, indicó que los pilotos de Lufthansa reciben la misma formación y son sometidos a los mismos exámenes que los pilotos de Germanwings, su filial de bajo coste.

El perfil de Andreas Lubitz

El copiloto comenzó su formación en 2008, pero la interrumpió durante unos meses. "No podemos decir por qué", dijo Spohr al informar de ello. Posteriormente estuvo en la lista de espera de la compañía, "algo normal", hasta que en 2013 obtuvo un puesto como copiloto. El presidente de Lufthansa insistió en que desconocen qué empujó al copiloto a estrellar el Airbus 320 de Germanwings. "Pocas horas después de lo ocurrido solo podemos especular sobre los motivos". Esto nos ha dejado consternados", afirmó. "Ni en nuestras peores pesadillas hubiéramos podido imaginarnos lo ocurrido".

Identificado como Andreas Lubitz, el copiloto era un joven alemán de 28 años crecido en Montabaur, una pequeña ciudad del oeste de Alemania, donde ocupaba una vivienda con jardín en un barrio tranquilo del sur de la ciudad. "Vivía con sus padres en Montabaur y también tenía una vivienda en Düsseldorf", informó hoy Gabriele Wieland, alcaldesa de la ciudad, de 12.500 habitantes.

En 2008 comenzó a prepararse como piloto en la escuela de vuelo de Lufthansa, matriz de Germanwings, en la ciudad de Bremen. Durante unos meses interrumpió la formación, una pausa hasta ahora sin explicación para los investigadores. Finalmente consiguió la plaza como piloto de Germanwings en 2013. Contaba con 630 horas de experiencia de vuelo y una capacidad fuera de dudas

MS (dpa/efe)

DW recomienda