1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los servicios de inteligencia alemanes limitan su cooperación con EE. UU. mientras aclaran escándalo

La inteligencia alemana ha restringido drásticamente su cooperación con la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense, mientras se investiga su presunta colaboración en el espionaje a empresas y gobiernos.

Según informaciones coincidentes del diario Süddeutsche Zeitung y las televisiones públicas NDR y WDR, desde principios de esta semana ha quedado interrumpida la transferencia de capturas de datos en internet entre ambos servicios.

Estas operaciones se centralizaban hasta ahora en la base del servicio federal de Inteligencia (BND) en Bad Aibling (Baviera), punto neurálgico para la cooperación entre los respectivos espionajes desde los acuerdos suscritos en 2002, tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

Esta cooperación quedó en entredicho a raíz del escándalo del espionaje masivo, a ciudadanos y gobiernos aliados, desatado en 2013 con las revelaciones del exanalista de la CIA, Edward Snowden. El caso ha tomado nuevo ímpetu ante las informaciones difundidas estos días por medios alemanes, según las cuales el BND habría ayudado a la NSA activamente en el espionaje a aliados y empresas.

EE. UU. tiene cerca de 2.000 objetivos de espionaje en Europa

Se estima que el espionaje estadounidense tiene unos 2.000 objetivos claros, incluidos instituciones y gobiernos europeos, cuyas comunicaciones seguían sistemáticamente a través de las capturas que realizaba un equipo mixto de 120 técnicos del BND y la NSA en Bad Aibling.

Estas informaciones de los medios han sido confirmadas por el miembro de la oposición de Los Verdes en la comisión parlamentaria que investiga el caso, Konstantin von Notz, en declaraciones hoy a la televisión pública ARD.


Escándalo pesa sobre Merkel

El escándalo de la cooperación entre Alemania y EE.UU. pesa sobre la canciller Angela Merkel, a la que sus socios de coalición socialdemócratas han apremiado a aclarar la situación y que se ha mostrado dispuesta a declarar ante la comisión parlamentaria.

Dos ministros suyos -el de Interior, Thomas de Maizière, y de la Cancillería, Peter Altmaier- comparecieron ayer ante la comisión de secretos oficiales, en medio de las presiones crecientes para que faciliten la lista de los 2.000 objetivos de seguimiento de la NSA.

La sesión de la comisión de secretos oficiales era a puerta cerrada, pero al término de ella De Maizière aseguró a la prensa que la lista de esos 2.000 teóricos objetivos no contiene datos de empresas, principal foco de tensión esos días en Alemania. El vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, había instado a la jefa de Gobierno a esclarecer por completo el caso, con el argumento de que afecta a los intereses de la industria alemana que él debe defender.

CP (efe, dpa)