1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Los seleccionados alemanes aumentan su valor

El Mundial de Brasil 2014 no recompensó a los jugadores alemanes solo con el título, también con el aumento de su cotización en el mercado del fútbol. Los servicios de los campeones son apetecidos y costosos.

Para aquellos que analizan el fútbol desde su aspecto financiero era previsible que Alemania llegaría a la final del Mundial 2014, al fin y al cabo su selección era la más costosa del evento (562 millones de euro) después de la de España (622 millones). Ahora, después de haber alzado la Copa del Mundo, que será suya durante los próximos cuatro años, los alemanes incrementaron su valor.

El ejemplo Kroos

Para entender las dimensiones de la valorización de los jugadores de la selección alemana basta darle una mirada al incremento del precio de los derechos de Toni Kroos. El Bayern Múnich lo transfiriró al Real Madrid por 30 millones de euros, lo que significa que en apenas ocho años convirtió la inversión de 2,3 millones que hizo al adquirirlo al Hansa Rostock como una “promesa”, en una ganancia de casi 28 millones como campeón del mundo.

Kroos, de acuerdo a los datos de la consultora brasileña Pluri, experta en temas financieros del fútbol internacional, ocupaba la posición 16 en la lista de los jugadores más costosos del mundo y gracias a su actuación en Brasil 2014 pasó a ser el número ocho. Ahora él está cotizado en 48,2 millones de euros, 14 por ciento más que al iniciar el evento.

Algo similar sucede con su compañero Sami Khedira, cuyo precio según el portal especializado Transfermarkt es después del Mundial 13 millones de euro más alto, ascendiendo a 35 en total. Sobre esa base negocia el Real Madrid, club que posee su ficha, con Arsenal, equipo que desea integrarlo a su plantilla.

Y es que la vitrina de Brasil le sirvió a todos los jugadores de Alemania, país que ahora tiene a 10 futbolistas entre los 50 más valiosos del mundo. Nuevos en la lista son Mats Hummels y André Schürrle, quien al subir en un 34 por ciento de precio (28,3 millones) fue quien más se cotizó en el Mundial después de la gran revelación del torneo, el colombiano James Rodríguez (aumento del 44%), y por quien en España (Real Madrid) estarían dispuestos a desembolsar 75 millones.

Todos ganan

El efecto de ser parte de un equipo campeón del mundo se siente incluso sin necesidad de haber sido titular en Brasil. El juvenil Julian Draxler, por ejemplo, aumentó en un siete por ciento su valor, e incluso es para la consultora Pluri más caro que el mejor arquero del mundo, su colega Manuel Neuer.

Otros casos similares de incremento en el costo de su ficha son los de el nuevo jugador del Dortmund Matthias Ginter (de 10 a 12 millones), Shkodran Mustafi (de 4 a 7), Erik Durm (de 3 a 6), y Christoph Kramer (de 5 a 8). El alemán mejor cotizado en el fútbol internacional sigue siendo el autor del gol del triunfo en el estadio Maracaná, Mario Götze, cuyo precio de 65 millones de euros solo lo superan las superestrellas Neymar, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Pero pese a todas las positivas variaciones en los valores de los jugadores alemanes, para ellos, por ahora, esa situación no tendrá mayores repercusiones. Con excepción de Toni Kroos, quien se marchó de la Bundesliga a recibir un mejor salario en la Primera División de España, y quizás de Sami Khedira, quien partiría al fútbol ingles, los movimientos de mercado de los campeones del mundo serán pocos.

Casi todos los seleccionados alemanes, incluido Thomas Müller, cuyo precio según Transfermarkt subió en un 25%, tienen contratos vigentes con sus respectivos clubes, los que a su vez tienen pocas intenciones de venderlos y quedarse sin sus servicios.