Los kurdos se repliegan tras la ofensiva turca | El Mundo | DW | 25.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los kurdos se repliegan tras la ofensiva turca

En tanto, el Gobierno sirio volvió a condenar hoy duramente la intervención turca en el norte de Siria e insistió en que se trata de una grave violación de su soberanía.

Los combatientes kurdos del norte de Siria cedieron a la presión de Turquía y Estados Unidos y se replegaron hoy (25.08.2016) al este del río Éufrates, un día después de que Ankara lanzara una gran ofensiva terrestre en territorio sirio. Turquía, por su parte, explicó que continuará con su operación militar en el norte de Siria hasta que los kurdos retrocedan al otro lado del río. "Hasta que eso se consiga, continuaremos con nuestra operación", dijo el primer ministro turco, Binali Yildrim, en un entrevista con la televisión. Ankara quiere impedir que los kurdos en Siria amplíen su zona de control y consigan allí más autonomía.

Según el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, la operación está "dirigida contra las amenazas" hacia Turquía procedentes del EI o de la milicia kurda siria YPG. Tanto Turquía como Estados Unidos, que respalda al YPG en su lucha contra el EI, reclamaron el miércoles a las milicias kurdas que se replegasen a la orilla este del Eúfrates. Según el vicepresidente norteamericano, Joe Biden, de no hacerlo el YPG se arriesga a perder el apoyo de Estados Unidos.

La agencia oficial de noticias turca Anadolu informó de que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró a su homólgo turco Mevlüt Cavusoglu que esa retirada está en marcha. El portavoz de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, John L. Dorrian, señaló que la mayoría de las Fuerzas Democráticas Sirias, lideradas por las Unidades Populares Kurdas (YPG), se replegó al este del Éufrates. De todas formas, explicó que algunas unidades se quedaron para eliminar explosivos junto a los habitantes de la zona y para garantizar que no haya células dormidas de la milicia terrorista Estado Islámico.

Avances con apoyos de la coalición

También el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que partes de las Fuerzas Democráticas Sirias se han retirado a la parte este del río. Las YPG aseguraron que sus fuerzas entregaron el control de la ciudad de Manbij, al oeste del Éufrates, al consejo local. Según dijeron, el traspaso de poder se hizo el 15 de agosto, cuando la ciudad fue declarada liberada del EI. Los kurdos hicieron avances en el norte de Siria con el apoyo

aéreo de la coalición. Allí conquistaron grandes regiones y erigieron una zona de autogobierno. Además, los kurdos controlan la mayor parte de la frontera con Turquía. Las YPG están estrechamente ligadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Turquía considera una organización terrorista. Ankara quiere impedir que en la frontera sur se establezca una área conjunta de dominio kurdo. "Nuestro acuerdo con Estados Unidos es que los kurdos se replieguen de Manbij y la región al este del Éufrates", dijo el jefe de Gobierno turco Yildirim. "Esa es la promesa, la garantía que nos dio Estados Unidos".

Enfrentamientos entre kurdos y rebeldes sirios

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, en la ciudad de Yarablus, en la región fronteriza, se registraron enfrentamientos entre los kurdos y los rebeldes sirios. El miércoles, los insurgentes entraron en la ciudad acompañados de tanques rusos para arrebatársela a EI. En la ofensiva militar turca, la primera en Siria desde el inicio del conflicto hace más de cinco años, participan unos 3.000 combatientes de la oposición siria, según aseguró a dpa en Gaziantep (Turquía) un combatiente de la milicia opositora Al Yabah al Shamia que no quiso ser identificado. Esos combatientes han preparado la ofensiva desde "hace meses", agregó.

En tanto, el Gobierno sirio volvió a condenar hoy duramente la intervención turca en el norte de Siria e insistió en que se trata de una grave violación de su soberanía, según señaló el embajador sirio en Moscú en declaraciones a la agencia de noticias rusa Interfax. Rusia es uno de los más estrechos aliados del presidente sirio Bashar al Assad y apoya militarmente a las tropas del Ejército. El Ministerio del Exterior ruso manifestó en la tarde del miércoles una profunda preocupación por la acción militar conra el grupo terrorista EI y los combatientes kurdos. El ministerio alertó además de crecientes tensiones entre las minorías kurdas y los árabes en Siria.

MS (dpa/efe)

DW recomienda