Los jugadores de la Copa del Mundo como nunca los ha visto | Cultura | DW | 11.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Los jugadores de la Copa del Mundo como nunca los ha visto

Los jugadores del Mundial 2018 como figuras de un cómic o personajes del renacimiento. 32 artistas han creado un álbum de pegatinas con todos los 32 equipos que viajan a Rusia. Toda una obra de arte.

De antemano hay que aclarar una cosa muy importante. Todos nosotros conocemos estas pequeñas imágenes de jugadores de fútbol por lo menos desde nuestra niñez. Las coleccionábamos y las intercambiábamos con nuestros amigos en los patios para luego pegarlas en el álbum correspondiente. Pero cada uno de nosotros las conoce por otro nombre.

Cromos en España y en Ecuador, en México estampas o estampitas, en Paraguay, Argentina y algunas partes de Colombia se conocen como figuritas y en Chile se llaman láminas. Tremenda confusión. Quedémonos con pegatinas por el momento.

Así se ve el álbum Tschutti Heftli y el equipo de Australia.

Así se ve el álbum "Tschutti Heftli" y el equipo de Australia.

Las más famosas pegatinas coleccionables son las de la editorial italiana Panini. Pero en este caso les presentamos una alternativa muy creativa de Suiza: los "Tschuttli Heftli". Desde hace diez años sacan al mercado sus versiones de pegatinas muy diferentes a las de Panini. Se trata de pequeñas obras de arte, dibujos, caricaturas, ilustraciones de artistas tan diferentes como los equipos que participan en el Mundial.

Para el último álbum no se buscaron artistas ya consagrados. Los artistas interesados pudieron  participar en un concurso. La tarea para ser incluido en el proyecto fue la entrega de un retrato del legendario jugador argentino Diego Maradona.

De entre los autores de los 500 retratos recibidos se seleccionaron los 32 artistas. Uno de ellos fue el diseñador alemán Ronny Heimann. Su retrato de Maradona lo muestra con carita de inocente, como diciendo: "No, no fue mi mano".

Autora: Silke Wünsch (gg)

DW recomienda