1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

“Los hombres instrumentalizan el islam”

La política socialdemócrata Lale Akgün piensa que la sociedad alemana debe actuar para evitar el fortalecimiento de los fundamentalismos en el país.

Deutsche Welle: Poco se sabe de los atacantes de Colonia en Nochevieja. Se dice que vienen de países islámicos, donde las parejas no pueden besarse, tomarse de la mano en público y las mujeres deben ir cubiertas. ¿Qué impacto tiene ese código de comportamiento tan estricto en la imagen de la mujer y de la sexualidad que tienen los adolescentes que vienen de esas regiones?

Lale Akgün: La ternura o el amor están separados de la sexualidad. La sexualidad es vista como algo sucio o cruel, que en la pareja es tolerada solo para la procreación. Eso hace que el tema sea un tabú en la mente de los hombres. En Europa occidental se vive todo lo contrario. Las parejas van de la mano y pueden relacionarse libremente. Para esos hombres, las mujeres que se comportan exactamente al revés de lo que predica el imán en la mezquita son "prostitutas", objetos de deseo y desprecio.

Es decir hay dos extremos: la mujer respetable y la deshonrosa.

Lale Akgün.

Lale Akgün.

La imagen que tienen estos hombres solo admite dos extremos: el bien y el mal. Las mujeres son siempre una tentación para ellos. Con solo ver que el Corán dice que la mujer tiene la mitad del valor que el hombre muestra cuán patriarcal es el islam. Quienes apoyan esa visión dicen que el islam no es una creencia, sino un estilo de vida. Yo soy musulmana. Para mí la religión es algo privado. Para los fundamentalistas es una razón de ser y no pueden compatibilizar sus creencias con el mundo moderno. Sus creencias van ligadas a un sistema de valores y un estilo de vida forjado en el siglo VII en la Península Arábiga.

¿Cómo encajó el fundamentalismo en la sociedad moderna?

Lo asumimos e ignoramos durante tanto tiempo que nos alcanzó. Un ejemplo es la estilización de los velos como una muestra de enriquecimiento multicultural. Eso no tiene sentido. También ese pañuelo es una muestra de la opresión hacia las mujeres. Quien promueva esa imagen de la mujer con hiyab, que no se sorprenda entonces cuando los hombres de la misma comunidad vean a las mujeres sin pañuelo como “chicas fáciles”.

¿La libertad religiosa es un mundo paralelo?

La libertad religiosa no será un mundo paralelo en la medida que la religión siga siendo un asunto privado. Cuando la religión se politiza y las decisiones políticas se toman pensando en ella, tenemos un problema que no debemos tomar a la ligera. Por ejemplo, si me toca decidir si mi hija irá a una clase donde la profesora usa velo. ¿Debe mi hija crecer en una cultura donde las mujeres deben ocultarse de la mirada de los hombres? Cuando esa conexión no se entiende, entonces estos jovencitos que manosean mujeres son presentados como un fenómeno aislado. Pero no lo son. Son parte de un problema mayor.

Pero la crianza y la educación de valores es una función de los padres, no de la religión. ¿Qué rol juega la mujer en la familia musulmana? ¿No pueden tomar medidas correctivas?

El poder de los hombres solo puede preservarse si el sistema se mantiene como está. Los hombres instrumentalizan el islam. Y eso ocurre solo en la medida que las mujeres crean que el sistema en el que viven es el mejor. Ellos dicen: miren cómo son explotadas las mujeres europeas. Deben trabajar, criar niños y hacer todas las cosas. Ustedes, en cambio, se pueden quedar en casa, arreglarse y disfrutar de sus maridos. Como sociedad alemana tenemos mucho que hacer en esto. Por ejemplo: cuando les ofrecemos cursos de alemán a las inmigrantes a los que no asisten hombres, porque de lo contario sus maridos no tolerarían que ellas asistieran a las clases. Esa es una señal equivocada. A esa gente hay que decirles con claridad: si usted quiere profitar del sistema social y vivir acá una buena vida, entonces debe aceptar las normas de esta sociedad.

¿Quién es responsable de este resurgir conservador? ¿La gente, los medios, la política, la religión?

Cuando vemos qué ideología domina en el Consejo Central de Musulmanes, ve que no es posible llevar a cabo una integración a través de él. El islam no necesita organizaciones así, que en realidad buscan desesperadamente la política para generar contactos en ese mundo. En la medida que la política no dé un giro y siga fortaleciendo sus relaciones con estos grupos conservadores, veremos en las próximas décadas cómo crecerá y establecerá el islam conservador en Alemania.

Lale Akgün fue entre 2002 y 2008 representante del SPD en el Bundestag. Como colonesa de origen turco, trabaja desde hace años en temas relacionados con el islam y tendencias fundamentalistas.