1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

#MEX_MANIA

Los ganadores de la tarea #1

Sus cuentos, poemas e historias para #MEX_MANIA nos hicieron suspirar, reír, soñar y reflexionar. Los invitamos a leer los diez textos ganadores que seleccionamos con ayuda de un jurado estudiantil.

En el marco de

la primera tarea

de #MEX_MANIA retamos a los participantes a escribir un corto texto utilizando las palabras claves: Goethe, Netzahualcóyotl, futuro, guacamole y voz. Los cuentos, poemas e historias que recibimos nos hicieron suspirar, reír, soñar y reflexionar.

Las creaciones literarias no solo demuestran su creatividad, sino que ponen de manifiesto la vitalidad de los lazos germano-mexicanos.

¡Gracias a todos los participantes y felicitaciones a los diez ganadores! Y ahora, a leer se ha dicho…

Los diez textos ganadores:

-Abuelito, ¿qué nos depara el futuro?

-La respuesta la desconozco, mas agobiarse es en vano; más provechoso es construir esa pequeña parte que está en nuestras manos.

-¡Yo quiero construir mi futuro!

-Muy bien, pero recuerda al gran Goethe: “No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer”. Sigue la voz sabia de Netzahualcóyotl: siembra flores, esparce cantos y que no perezcan jamás. ¿Comprendes?

-Claro que sí, abuelito. ¡Siembro aguacates y hago guacamole!

Ana Lucía Díaz Montes, Guadalajara

NO FUE ASÍ

Si tan solo Goethe hubiera volteado al pasado, hubiese escuchado la voz de Netzahualcóyotl implorándole que Fausto no firmase el pacto con Mefistófeles. Pues, el poeta alemán sólo comprometía así el futuro de su personaje. Debió estar loco al pactar, ¡guacamole a su cerebro faltó para pensar en las consecuencias tan obvias de dicho pacto!

El tlatoani siempre supo que su deidad suprema reservaba el misterio de la vida sólo para aquellos grandes pensadores y reflexionó así en el interior del cielo.

Andrea Itzel Díaz Cervantes, Veracruz

Me resulta imposible, la sola idea de plasmar la grandeza de dos países en tan simples renglones, más bien, se esperaría que una voz fuerte y audible declarara, en un futuro no muy lejano, con ímpetu de grandeza, lo que es el asombroso pueblo de Merkel, o que se describiese un atardecer frente al sol azteca. Aunque tal vez, si se me es permitido, escribiré ahora, que la poesía es a Goethe como la puntualidad a los alemanes, mientras que Netzahualcóyotl es a México así como el guacamole a los tacos.

Cesia Cruz Amador, Estado de México

PUENTE DE ÉPOCA

En este intento de tanteo pienso expresar/ Las maravillas de dos hombres deshojar/ Para sus memorias poder recordar/ Y así el excelente futuro visitar.

A uno en el billete de cien pesos lo encontramos/ El otro desapareció con los veinte Marcos/ Tenemos al gran alemán para hacernos gozar/ Y al coyote en ayuno para conmovernos con su recital.

Las novelas de Goethe tan complejas como el pozole/ A quien las lee hace poseer cierta voz/ Como quien come un taco de guacamole/ Se alza un Netzahualcóyotl veloz.

Miguel Angel Barrera Olivo, Estado de México

PRELUDIO DE CULTURAS

Bandera de hermosos tres colores/ nacionalidad da a mil pensadores/ el pretérito del presente/ de su hora clásica/ el genio de Goethe distinguir/ el preludio de un futuro.

El recuerdo de un guerrero/ sabe a tiempo,/ Netzahualcóyotl,/ Un sujeto,/ Sujeto hecho tiempo.

Del olvido de una cultura/ de frutos verdes un sabor/ el sabor del guacamole/ de ellos aprendí.

De la cultura en la que nací,/ de la cultura alemana/ grandes cosas aprendí,/ aprendizajes que con mi propia voz/ algún día voy transmitir.

Paola Alexandra Trujillo, México

Netzahualcóyotl amaba el canto del cenzontle, el guacamole y el color del jade. Goethe decía que un ser humano ve en el mundo lo que carga en su corazón.

El primero un gran tlatoani de Texcoco; el segundo uno de los más afamados escritores alemanes. Ambos con una curiosidad insaciable por el mundo: poetas, inventores, estadistas y filósofos por igual.

Su voz perdura a través de los siglos, en distintas generaciones. ¿Qué nuevas y bellas voces lograrán despertar con sus letras y cantos en el futuro?

Antonio Romero, Ciudad de México

Es imposible tener una charla acerca de México-Alemania que no incluya cultura, comida y poesía./ Desde Goethe hasta Brecht, de Netzahualcóyotl a Sabines./ No hay futuro sin un buen pasado. Un buen presente./ 500 caracteres no son justos para dos culturas tan ricas, y con tanta historia./ El mundo atraviesa momentos difíciles y nos necesita para estar mejor./ Lo que resta es viajar, conocer la cultura alemana y degustar un buen guacamole con una cerveza/ local, para contar de viva voz./ Lo que hay en Berlín.

Gerardo Santiago Zúñiga, Oaxaca

Netzahualcóyotl intentaba reconocer su tierra, percibía tristeza en los colores que no recordaba. Su asombro lo conducía, de los movimientos mefistofélicos de los hombres a la propia quietud que se hallaba en sus rostros. Su extraviada andanza lo tiró frente a un rostro sonriente de dulce voz que ¿le ofrecía guacamole? ¡Mujer además! leía un papel que dictaba “prefiero cometer una injusticia antes que soportar el desorden, J. W. Goethe” -¡¿Qué extraña tierra es esta?! ¿Futuro acaecido?- se decía.

Yadira Herrera, Mazunte

3 meses que no te veo. Yo, del país de Netzahualcóyotl te prometí que te enseñaría español ese día, y por ti niña Goethe, alemán aprendería. Ese día te reíste porque pregunté si podía dejar mi ropa en tu "Klosett", sin saber que colgar mi camisa en tu "excusado" significaría.

3 años después con guacamole en una mano y un futuro incierto buscaba tu voz en el aeropuerto, admitiré que temía a tu alma y la mía, pero llegaste temprano, tomaste mi mano y me di cuenta de que nada había sido en vano.

Salvador Servín, México

Si Goethe y Netzahualcóyotl utilizan su pensamiento y su corazón para expresar un sentimiento a través de la poesía y de la flor y canto; entonces, ¿por qué Goethe se ve como el fundador de una voz para hablar sobre un sentimiento, una razón y una emoción? Pobre Netzahualcóyotl, te midieron bajo el cánon europeo y centralizado y te hallaron deficiente. Tu imagen es diseñada, admitida y digerida por una población, como una tostada con guacamole; así no tienes futuro en la literatura.

Emma Vargas, México

Mención aparte merecen además tres textos que convencieron a nuestro jurado, a pesar de haber rebasado los 500 caracteres.

Von Tex-Mex und Texcoco/ Manche Leute hierzulande/ beschränken ihr Denken, welche Schande/ fragt man sie nach Mexiko/ auf Ponchos und Agaven-Alkohole/ Sombreros, Burritos und Guacamole/ Dabei hat das Land so viel mehr zu bieten/ von Musik und präkolumbianischen Riten/ über Theater, Kunst und Literatur/ bis La Voz México/ Vereinigte Staaten von reicher Kultur!/ Die nationale Geschichte bannt/ Leserinnen und Leser gespannt/ mit Mythen von Blut und Irrigation/ von Netzahualcóyotl auf seinem Thron/ Und während Europa noch Goethe/ statt Carpios Romantizismus erhöhte/ starten Villa und Zapata die Revolution/ und México bekommt eine Konstitution/ Ein Land von natürlichen Wundern gesegnet/ in dem man noch seltenen Tieren begegnet/ Wälder durchforsten, Vulkane erklimmen/ An Stränden sich sonnen, durch Meere schwimmen/ Ein Land voller Menschen mit Seele und Herz/ mit Träumen, Visionen, Liebe und Schmerz/ el futuro liegt nicht nur in Guadalupes Händen/ die Kraft liegt beim Volk, Probleme zu wenden/ Möge unsere Freundschaft es darin bestärken/ geeint und geschlossen bei allem werken/ Möge sie wachsen und für immer währen/ und unsere Länder den Frieden lehren/ Möge sie die Vorurteile entfernen/ auf das die Menschen voneinander lernen!/ Es lebe die Freundschaft!/ ¡Viva la Amistad!

Florian Vitello, Colonia

FRAGMENTO...

Salma Hayek, maestra de educación indígena, piensa que el primer libro que todo niño debiera tener en sus manos debería ser un libro escrito en su lengua materna y además su contenido tendría que tratar de temas relacionados con la vida cotidiana de los lectores, su sueño es escribir un libro y algún día ganar el Premio Netzahualcóyotl, uno de los pocos reconocimientos a la creación literaria en lenguas indígenas que existen en México.

A Salma no le gusta su nombre, pero en la comunidad Wixarika donde vivió su infancia, recuerda, que desde que la televisión tomo parte de sus vidas, existe una tendencia a adoptar nombres que suenen “bonito” para los padres y futuros padrinos de bautismo. A ella le toco el nombre de Salma Hayek de la Cruz de la Cruz, el apellido De la Cruz es gracias a la iglesia católica, en lengua materna no existen los apellidos, pero cuando los indígenas se empezaron hacer católicos, forzosamente en el ritual de bautismo, habría que adoptar un apellido y la iglesia decidió que todos iban a ser hijos de la Cruz. Por otra parte Salma Hayek es el nombre y apellido de una famosa actriz mexicana, por alguna razón a los padres de Salma les gusto y decidieron bautizarla con dicho nombre. Al igual que Salma podemos encontrar en la comunidad otros nombres de celebridades y reconocidos personajes como los siguientes: Bebeto, reconocido futbolista brasileño, Isaac Newton reconocido físico inglés, Enrique Iglesias reconocido cantante español, o casos más extremos como nombre de razas caninas.

Pero su nombre en un principio no le causaba ningún problema, el problema surgió cuando sus padres decidieron mudarse a la ciudad, a buscar nuevas oportunidades para mejorar su calidad de vida y un mejor futuro, afortunadamente encontraron trabajo en una empacadora de Aguacates, a Salma se le tuvo que inscribir gracias a una beca indígena en el Instituto Johann Goethe, la secundaria más reconocida de la ciudad.

Como era de esperarse Salma fue víctima de bullying debido a sus raíces indígenas, por su nombre y por los alimentos que consumía, ya que siempre en el receso su lonche era un guacamole, producto del trabajo de sus padres.

Actualmente Salma es una maestra de educación indígena en su pueblo natal, aún no ha cumplido su sueño de escribir un libro en lengua materna, pero si levanta la voz cuando se está cometiendo una injusticia con su gente. De vez en cuando sueña con Netzahualcóyotl, recuerda su colegio de infancia, el “Instituto Johann Goethe” y sobre todo aquellos tiempos donde era posible comer Guacamole todos los días ya que hoy el precio de un kilogramo de aguacate hace que esta deliciosa fruta sea un privilegio consumirla.

Edgar Robles Castro, Tepic

NO ACABARÁN MIS FLORES, NO CESARÁN MIS CANTOS

El día se tornaba cada vez más oscuro y frío, la gente comenzaba a partir y el amplio espacio de estudio se quedaba solo. Cuando empezaron a apagar las luces se escuchó una voz a lo lejos indicando que era hora de cerrar. Sin embargo, Goethe no estaba dispuesto a partir, no sin antes terminar lo que se había propuesto. Estaba ya cansado, las cosas no le resultaban como él esperaba últimamente, le era difícil continuar sin motivación alguna, y ¿qué caso tenía entonces continuar? Llevaba días tratando de terminar aquel tedioso proyecto, pero no sabía cómo.

¿Y si tan sólo alguien me diera una idea sobre qué hacer? -se preguntó.

De un momento a otro el día se puso caluroso. Goethe se encontraba ahora en un lugar abierto lleno de vegetación, a lo lejos observaba a algunas personas con grandes plumas en la cabeza danzando y cantando en círculos. Curioso se acercó a ver lo que sucedía. Aquellas personas lo incluyeron al círculo de inmediato y le ofrecieron comer de un bote que contenía un producto verde que le resultaba un tanto extraño, uno de ellos observó su cara de admiración y le preguntó si quería probar el guacamole. –Guaca… ¿qué? Y sin pensarlo dos veces probó aquella pasta verde que le resultaba tan extraña. No estaba mal, pensó.

Escuchó a lo lejos que gritaban un nombre muy peculiar: Netzahualcóyotl. ¡Pero qué nombre!, pensó. Aquel personaje se le acercó y lo miró con admiración, pues le resultaba muy extraña la manera en que vestía. Podía percatarse con facilidad de que aquel no era su sitio. Entonces le indicó que lo siguiera. Goethe caminó detrás de él, y aunque estaba asustado, no tenía muchas opciones. A estas alturas, lo único que quería era regresar a lo conocido y terminar al fin con aquel proyecto que no lo dejaba dormir desde hacía días.

Llegaron de pronto a un lugar impresionante. Estaban en la punta de un cerro, desde el cual se tenía una vista maravillosa sobre la tierra. El sol brillaba radiantemente dándole color a todo el horizonte. Era un lugar seco: los pastizales estaban teñidos de color ocre, lo que les daba la apariencia de estar muertos a causa de la resequedad. Sin embargo, los árboles conservaban el color verde en sus hojas y a lo lejos se veía un lago de color azul brillante. Goethe sintió una paz impresionante, incluso pensó por un momento que podría quedarse ahí para siempre. Entonces Netzahualcóyotl lo miró fijamente y le dijo:

No acabarán mis flores,/ No cesarán mis cantos./ Yo cantor los elevo,/ Se reparten, se esparcen./ Aun cuando las flores/ Se marchitan y amarillecen,/ Serán llevadas allá,/ Al interior de la casa/ Del ave de plumas de oro./ Ahora vete. Ya es hora de que vuelvas a tu futuro.

Goethe bajó la vista un tanto desilusionado de dejar aquel lugar que le parecía tan maravilloso. -¡Vive en paz, pasa la vida en calma! –Fueron las últimas palabras que le oyó decir.

De pronto sintió que alguien lo sacudía: la misma voz que antes había escuchado indicaba nuevamente que ya iban a cerrar aquel lugar. Goethe, un tanto confundido, se levantó y al igual que los demás partió rumbo a su hogar. No obstante, ahora se apreciaba una gran sonrisa en su rostro, pues sabía exactamente hacía dónde debía continuar.

Mariana Vogt Vázquez, Guadalajara

DW recomienda

Enlaces externos