¿Los bancos europeos, nuevamente en peligro? | Economía | DW | 30.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

¿Los bancos europeos, nuevamente en peligro?

Otra vez se teme que la crisis financiera europea escape de control. Christine Lagarde, directora del FMI, y algunos expertos, exigen una mayor cuota de capital propio; otros califican los miedos de exagerados.

default

Distrito bancario en Fráncfort del Meno; en primer plano, un poste de socorro.

Christine Lagarde, la directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), exigió el fin de semana pasado en una conferencia de bancos centrales recapitalizar forzadamente a los bancos europeos para prevenir una eventual crisis de liquidez.

FILE - In this July 6, 2011, file photo new International Monetary Fund (IMF) Managing Director Christine Lagarde speaks at her first news conference at IMF headquarters in Washington. Lagarde told ABC's This Week Sunday, July 10, 2011, that she foresees real nasty consequences for the U.S. and global economies if the U.S. fails to raise its borrowing limit. That would threaten an important IMF goal, which is preserving stability in the world economy, she said. (Foto:Susan Walsh, File/AP/dapd)

Christine Lagarde: recapitalización forzosa.

Andrea Enria, director de la Autoridad Bancaria Europea (ABE), recientemente creada para supervisar a las instituciones financieras, quiere ahora autorizar al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) a facilitar más capital directamente a los bancos, pasando por alto a las autoridades nacionales de control bancario.

Con esa medida, el FEEF, dotado actualmente de 725.000 millones de euros, ampliaría nuevamente sus competencias. Hasta ahora sólo puede prestar dinero a los países y los Estados pueden a su vez, como sucedió en el caso de Irlanda, pasárselo a sus instituciones financieras.

En caso de que la propuesta de Enria se lleve a la práctica, el FEEF podría actuar más rápidamente que hasta ahora y dotar a los bancos directamente de un más grueso colchón de capital. Ello sería necesario, como argumentó Lagarde, en caso de que se agudice la crisis de deuda y la economía de la eurozona no crezca lo suficiente.

La ABE no ha desmentido ni confirmado que exija una rápida capitalización de los bancos, pero sí dijo que “observa con atención si los bancos fortalecen su base de capital propio desde los resultados de las pruebas de estrés de julio pasado”, como hizo público en un comunicado el martes en Londres.

Como siempre: opiniones encontradas

En julio, 91 bancos europeos se habían sometido a pruebas teóricas de estrés para ver cómo reaccionarían a una nueva situación de tensión en los mercados financieros. Sólo ocho bancos no aprobaron el test, entre ellos cinco españoles.

La idea de Enria parece contar con el apoyo de la mayoría de los países del ABE, dice el diario Financial Times Alemania. No así con el de la Comisión Europea y el Gobierno alemán. “La ABE desea abrir una puerta que nosotros queríamos mantener cerrada”, cita el periódico a un funcionario alemán.

Jean-Claude Trichet in Brüssel vor dem Finanzausschuss des Europaparlaments

Jean-Claude Trichet: temores infundados.

También el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, cree que el temor a una nueva crisis de liquidez en Europa es “completamente infundado”. Trichet dice que en las operaciones de refinanciación con los bancos, el BCE pone a disposición de estos liquidez en volúmenes ilimitados.

La Comisión Europea cree asimismo que la exigencia de Lagarde es exagerada y remite a las pruebas de estrés. Tampoco los propios bancos quieren saber nada de una crisis de liquidez. Un portavoz del sector dijo que “la exigencia de Lagarde no corresponde ni tampoco ayuda a generar más confianza en el sistema financiero internacional”.

Reinhard Schmidt, profesor de economía de la Universidad de Fráncfort, dijo en una entrevista con la cadena alemana de TV ARD que “la mayoría de los bancos europeos posee capital propio en volumen exigido por las leyes e incluso más”. Pero, curándose en salud, acota que ello es suficiente “salvo que se produzca una crisis enorme”.

¿Quiénes son los insensatos?

¿Es la idea de Lagarde entonces insensata? Cierto es que los bancos tienen hoy más capital propio que antes de la crisis de Lehman Brothers. Pero muchos expertos estiman que todavía es poco. “Los bancos europeos son débiles”, dijo Asoka Wöhrmann, jefe estratega de DWS Investments, el mayor oferente alemán de participaciones en fondos, al diario económico alemán Handelsblatt. Agregó que “están tan mal capitalizados que no soportarían siquiera una cesación de pagos de un país como Grecia, que no llega a generar ni siquiera el dos por ciento del PIB europeo”.

Frankfurt am Main

El euro y los bancos: ¿tienen las instituciones financieras suficiente capital propio?

Dorothea Schäfer, experta en mercados financieros del Instituto Alemán de Estudios Económicos (DIW) también es escéptica: “Los bancos tiene en principio demasiado poco capital propio, en especial los grandes bancos”.

Efectivamente hay señales de que podrían tener razón. Las pasadas semanas, los bancos pasaron a funcionar nuevamente en un esquema de crisis, prestándose, por razones de desconfianza mutua, menos dinero entre sí.

En lugar de darse créditos unos a otros, prefirieron depositar los dineros en el BCE: más de 100.000 millones de euros, igual que en las semanas posteriores a la quiebra de Lehman Brothers, según el Handelsblatt. Simultáneamente aumentaron a valores récord las primas de los seguros de impago de créditos interbancarios.

La razón es sencilla: la inseguridad con respecto a cuán grandes serán las desvalorizaciones de los bonos griegos y eventualmente de otros países de la eurozona. ¿Tienen los bancos suficiente capital propio como para no colapsar debido a las pérdidas?

Las consecuencias de esa inseguridad se reflejan en las bolsas: las acciones de los bancos han perdido valor considerablemente en los últimos días. Una situación que no facilita justamente el acceso a capital fresco. En vista de ello, la exigencia de Christine Lagarde no es descabellada..

Autor: Pablo Kummetz
Editora: Emilia Rojas Sasse

 

DW recomienda