1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los amigos de Rusia en Atenas

El nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, parece cuestionar la política de la UE hacia Rusia. Altos funcionarios de su Gobierno de izquierda abogan desde hace tiempo por un acercamiento a Moscú.

Un escueto comunicado causa irritación. La última declaración sobre sanciones contra Rusia, emitida en nombre de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE), no fue apalabrada con el gobierno griego, según reprochó Dimitris Tzannakopoulos, jefe de la oficina de gabinete del primer ministro Alexis Tsipras. ¿Qué ocurrió? Desde el punto de vista griego, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, intentó propiciar con la circular una decisión preliminar sobre el endurecimiento de las sanciones contra Moscú, interpretando el silencio de Atenas como un consentimiento. Expertos de la UE aseguran, en cambio, que el envío de circulares es un procedimiento habitual. Vangelis Kalpadakis, asesor diplomático de Tsipras, lo ve de otra manera. Según dijo a un periódico ateniense, la Unión Europea no dio a Grecia el tiempo suficiente para pronunciarse, pese a saber que en ese momento ni siquiera había asumido su cargo el nuevo ministro de Relaciones Exteriores griego.

¿Objeciones de fondo?

EU-Ratsvorsitzender Donald Tusk in Lettland 9.1.2015

Donald Tusk: Su comunicado causó malestar en Atenas.

Este reparo podría incluso ser justificado, en opinión de Panagiotis Ioakeimidis, profesor de política europea de la Universidad de Atenas. En entrevista con DW, indicó que las circulares son comunes a nivel de los encargados de la política exterior de la UE, pero no al del presidente del Consejo. Tratándose de declaraciones de los jefes de Estado y de Gobierno, se suele poner mucho cuidado en que haya consenso. Ioakeimidis piensa que, si efectivamente no se consultó en forma expresa Tsipras, se habría actuado de manera distinta a la usual.

¿Es solo un asunto de procedimiento o tiene Grecia objeciones de fondo a la política de sanciones contra Rusia? Las palabras del nuevo ministro de Relaciones Exteriores griego, Nikos Kotzias, hacen pensar más bien en lo segundo. Tras asumir el cargo, dijo ante la prensa que “algunos socios de la UE” transgredieron las reglas del juego para crear hechos consumados antes de que prestara juramento el nuevo gobierno. “Se equivoca quien crea que, debido a la deuda, Grecia renunciará a su soberanía o a participar activamente en la política europea”, advirtió.

El nuevo jefe de la diplomacia griega

Ya se verá cómo actúa Kotzias en cuanto a las sanciones contra Rusia. Se cuenta con que la decisión definitiva al respecto se adopte recién en la cumbre de la UE del 12 de febrero. Y solo podrá tomarse por unanimidad. En consecuencia, Atenas dispondría de un medio de presión en la materia. El profesor Ioakeimidis considera que “Grecia debería mantener las mejores relaciones posibles con Rusia, pero también buscar el consenso en la política exterior de la UE”.

Nikos Kotzias.

Nikos Kotzias, una figura singular.

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Grecia, profesor de política de la Universidad de Pireo y especialista en los países BRICS, es una figura fuera de lo común. Se lo considera un cerebro brillante y un agudo analista que, sin embargo, quiere aplicar sus propias ideas de política exterior. Kotzias, que fue docente en la universidad de Magdeburgo, es un gran conocedor de Alemania y también un gran crítico de Berlín. El título de su último libro habla por sí solo: “Grecia, una colonia de deudas. Imperio europeo y jefatura alemana”. Revelador parece también su libro “La política exterior de Grecia en el siglo XXI”, en el cual este político de izquierda aboga por un cercamiento a China, India, Rusia y Brasil, aunque sin poner en duda la identidad europea del país.