Los alemanes, ¿campeones del ahorro? | Economía | DW | 27.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Los alemanes, ¿campeones del ahorro?

En el Día Mundial del Ahorro muchos se preguntan si ahorrar todavía vale la pena en tiempos de intereses iguales a cero. La tendencia sigue estando orientada hacia la seguridad y la compra de inmuebles.

En 1924, los participantes del primer Congreso Internacional del Ahorro, en Milán declararon el 31 de octubre "Día del Ahorro", pero en Alemania se lo adelantó un día debido a que el 31 es feriado en algunos Estados federados. Como este año cae en un fin de semana, fue pasado al 28, ya que ese día, todos los bancos tienen sus puertas abiertas.

El Día Mundial del Ahorro fue creado para difundir el concepto del ahorro en todo el mundo. Sobre todo como un legado para las futuras generaciones. Si los niños aprenden a ahorrar, crearán un colchón financiero para su futuro.

Sin embargo, muchos padres se preguntan hoy si realmente vale la pena guardar dinero en tiempos de intereses iguales a cero. De hecho, la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) provoca serios dolores de cabeza a la población, que ve con preocupación su futuro económico. El porcentaje de personas que consideran la política del BCE como su principal preocupación subió en un año 17 puntos, del 41 al 58 por ciento, según una encuesta de las Cajas de Ahorro alemanas entre 1.800 ciudadanos, el "Barómetro de liquidez” de esas instituciones.

"La confianza se quiebra”

"La fase de intereses más bajos e intereses negativos ya llegó al seno de la sociedad”, dijo el presidente de la Asociación de Cajas de Ahorro y Cuentas Corrientes (DSGV, por sus siglas en alemán) a DW. "La desaparición de los intereses es una carga cada vez mayor para la gente”. Su conclusión: "La confianza en que ahorrando se podrán afrontar los gastos en la vejez está desmoronándose”. EL BCE redujo la tasa de interés a cero. Además, pide a los bancos de crédito un interés negativo del 0.4 por ciento si depositan dinero de la noche a la mañana. Con eso, el BCE espera impulsar el otorgamiento de crédito y, con él, la economía en la eurozona. Hasta ahora, sin éxito.

Pero los ahorradores sí sienten los efectos de esa política monetaria. En las cuentas corrientes y en los depósitos de numerosos bancos y cajas de ahorro alemanes ya no se registran intereses. Pero como para muchos alemanes la seguridad al depositar es más importante que el rédito, siguen llegando altas sumas de dinero a las cuentas con cero intereses. Un 57 por ciento de los encuestados dijeron que la seguridad es el criterio más importante al ahorrar. En comparación, solo un 22 por ciento eligen el rédito.

Sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort del Meno.

Sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort del Meno.

Crece la necesidad de asegurar el futuro

En general, los alemanes siguen ahorrando como siempre. Es decir, que el porcentaje del ingreso que va a parar a la alcancía, es casi el mismo. En 2015 fue de un 9,7 por ciento, solo un poco menor que en 2014. Pero el ahorrador alemán es escéptico y le teme al riesgo. Solo uno de cada diez está dispuesto, en tiempos de intereses bajos, a diversificar sus inversiones.

Sin embargo, no todos pueden permitirse el lujo de ahorrar. Un 36 por ciento de los alemanes no ahorra para la vejez. Y un 16 por ciento no ahorra en absoluto. Pero eso no tiene que ver con falta de voluntad, sino con que no les alcanza lo que ganan. Un 59 por ciento de los hogares con un ingreso neto de menos de 1.000 euros al mes no puede hacerlo. Y los que ahorran, a menudo dudan de que ese dinero les sirva para algo. Solo casi la mitad de los alemanes que ahorran para solventarse sus últimos años cree que logrará hacerlo. Cerca de un 30 por ciento no está seguro, y un 18 por ciento, es decir, casi uno de cada cinco, opina que no tendrá éxito en eso.

Una tendencia que continúa es abandonar el ahorro e invertir en un inmueble. Casi un 60 por ciento está convencido de que la casa o departamento en el que viven ahora y que aún financian con un crédito es el mejor tipo de inversión para el futuro, un seis por ciento más que en 2015. Desde 2007, poco antes de que estallara la crisis financiera global, la cantidad de personas que ahorran financiando su techo ha subido a más del doble.

Rolf Wenkel (CP/ ERS)

DW recomienda