1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Los afroamericanos hacen balance del legado de Obama

Este año, el desfile del Día de Martin Luther King Jr. precede al pase de la batuta presidencial de Barack Obama a Donald Trump.

Hace un año, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama invitó a Cynthia DeShola Dawkins a la Casa Blanca, donde anunció una orden ejecutiva cargada con un montón de medidas comprometidas sobre el control de armas. Dawjins ha sido un fuerte defensor del control de armas desde que su hijo, Timothy,de 24 años, fue asesinado por la espalda mientras volvía a casa en Washintogn DC, en 2013. El lunes, Dawkins sostuvo una fotografía enmarcada de Timothy en el desfile en honor de Dr. Martin Luther King Jr en el históricamente barrio negro de Anacostia en Washington.

"Tenía la esperanza de que algo iba a cambiar”, dijo Dawkins. "Sin embargo, desafortunadamente siento como si fuéramos a estar en punto muerto durante los próximos cuatro años. No creo que se vaya a llevar a cabo ningún cambio sobre la ley de armas”.

Washington, DC Parade für Martin Luther King Jr (DW/D. Cheslow)

Cynthia DeShola Dawkins, en el centro, no espera ninguna medida de control sobre armas en los próximos años.

El undécimo desfile anual del Día de Martin Luther King Jr. congregó bandas de institutos y animadoras, activistas locales y manifestantes contra Trump que marcharon durante cerca de dos millas en una tarde  de enero para honrar al líder asesinado de los derechos civiles.

"Es un gran paso atrás”

La mayoría de los afroamericanos  recordó la administración Obama como una época de esperanza y de acceso sin precedentes mezclado con preocupación sobre lo que quedará de su legado bajo el presidente Donald Trump.

El activista de los derechos homosexuales A.J. King también se reunió con Obama cuando asistió a un discurso a favor de los matrimonios homosexuales. En 2015, King volvió a la Casa Blanca para recoger el premio por un programa de teatro que dirigió para la comunidad LGBTQ.

Obama "hizo sentir que la Casa Blanca estaba abierta al público”, dijo King. Bajo Trump, continuó, "Estoy aterrorizado, creo que es un gran paso atrás”.

Este año, las celebraciones MLK justo cayeron días antes de la inauguración de Trump y un  intercambio venenoso entre el presidente electo y uno de los últimos iconos vivos de los derechos civiles de los años 60s, el representante John Lewis (un demócrata en Georgia). La semana pasada Lewis llamó a Trump "un presidente ilegítimo” y anunció que se saltaría la inauguración.

El sábado, el reverendo Al Sharpton dirigió a 2.000 personas a una protesta cerca de un monumento al Dr. King en la capital y rogó a sus seguidores a luchar por sus derechos de voto y atención médica universal.

Washington, DC Parade für Martin Luther King Jr (DW/D. Cheslow)

A pesar de la sombra de Trump, el baile no se detuvo.

¿Una revolución sin baile?

A pesar de varios carteles de protesta, el desfile fue en general optimista, conducido por la marcha de los tambores de las bandas, bailes exuberantes y un camión con música en la avenida.

Un residente local de  unos 20 años  está parado discretamente en un lado de la carretera. Rechazó dar sur nombre porque trabaja para el gobierno. Dijo que no votó por Trump pero que estará en su juramento "solo para apoyar la inauguración y un traspaso pacífico de poder”.

Obama lo ha inspirado a imaginarse en cargos públicos, dijo.  "Admiro al presidente Obama. Creo que su nivel de profesionalidad así como sinceridad serán inigualables”, dijo. "Se fue dejando una gran impresión y siendo un individuo de color, siento que tengo una obligación de continuar su legado”.

 

Autora:  Daniella Cheslow (Washington, D.C.)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema