1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Las finanzas: desconocido mundo para muchos alemanes

Para uno de cada dos alemanes, especialmente jóvenes y mujeres, las finanzas siguen siendo un oscuro mundo desconocido. Los endeudados aumentan, y las organizaciones piden que en los colegios se enseñe manejar el dinero.

default

¿Administrar el dinero? Para muchos alemanes un mundo desconocido.

¿Cómo funciona la bolsa? ¿Qué es una acción? Y, sobre todo, ¿en qué valores conviene invertir? “Por desgracia, las personas que se deciden a participar en empresas sólo porque han leído algo bueno sobre ellas en el periódico no son un caso aislado”, dice Manfred Weber, director de la Asociación de Bancos de Alemania.

La sola información positiva no basta para reconocer al puerto seguro, y beneficioso, en el que amarrar los ahorros. El mercado bursátil no es tan peligroso como muchas veces se presenta, asegura Weber, pero si no se sabe navegar es fácil perderse a la deriva.

Los banqueros alemanes han encargado la elaboración de un estudio sobre las competencias financieras de sus conciudadanos, y obtenido como resultado que sólo un 22% está en condiciones de demostrar “buenos” conocimientos al respecto. Lo que sabe un 30% es “satisfactorio”, “suficiente” el how-know de otro 28% e “insuficiente” el de un 19% de los 1.006 encuestados.

Y como además un 36% confiesa “no tener ni idea de lo que pasa en la bolsa”, la Asociación de Bancos de Alemania apuesta por evitar que los potenciales inversores lleguen a la edad adulta con tales deficiencias.

Jóvenes y deudores

Cuando el llamado “Atlas de las Deudas” dio a conocer que el año pasado en Alemania más de siete millones de personas vivían con cuentas pendientes, diversas organizaciones se pusieron a la búsqueda y localización de los “fallos en el sistema”. Uno de los problemas se encontró en el segmento joven de la población: chicos y chicas de entre 10 y 17 años eran, a su temprana edad, deudores.

Un gran número de chavales no sabe manejar el dinero, esa cosa verde que parece llover de los cielos. Sus deseos están muy por encima de sus posibilidades reales. Aquello en lo que realmente se quiere gastar, carece a menudo de perfil. Al contrario: el impulso o la presión social deciden muchas veces la compra. La pedagoga Janine Beier, cuenta la radio alemana WDR, confronta a los jóvenes con frases que lo resumen todo: “con dinero que no tenemos, compramos cosas que no necesitamos, para impresionar a gente que no nos gusta”.

Desde hace cuatro años Beier recorre los colegios de Alemania hablando con los chicos sobre dinero, gastos, pagos y economía familiar. “La juventud en general sabe poco sobre cómo administrar el dinero”, dice Beier. “Mi experiencia es que a los jóvenes les falta competencia financiera, pero no interés por el tema. Hay muchas cosas que, simplemente, no aprenden en casa”.

Parece ser que el hogar no es buena escuela en lo que a la organización del capital se refiere. Según el estudio de la Asociación de Bancos, el 72% de las mujeres consultadas entre 18 y 34 años no sabe nada sobre lo que se cuece en los parqués. Es lo que el directivo Weber llama: “desconocimientos serios en el campo de la economía y las finanzas”.

Asignatura: finanzas

Por todo ello, Beier y Weber reclaman que el sistema escolar alemán incluya entre sus asignaturas una dedicada especialmente al dinero y a su administración, y que se impartan conocimientos básicos y técnicos sobre el modo en que está organizado el mundo del capital ya desde la educación básica.

Un 68% de los alemanes, revela el reciente informe, dice dedicarle tiempo con regularidad a su propia economía, y un 82% se preocupa personalmente del devenir de sus ahorros para la jubilación: armados con algo más de saber, los germanos podrían solventar estas tareas con mucha más eficacia. Y el conocimiento resulta conveniente si se piensa, sobre todo, en la tendencia a las deudas que se constata entre quienes aún no tienen, por no tener, siquiera sueldo propio.

DW recomienda